Popular Post

ENTRADAS POPULARES

Recent post


El el mundo del hentai existen muchos términos, los cuales nos permiten clasificar ciertos actos sexuales, fetiches, formas de follar, etc. Pero, debido a la desinformación y a la gran similitud entre algunos, a veces terminamos confundiéndolos. En esta ocasión les hablaré sobre qué es el futanari, qué es el trap y en qué se diferencian.

FUTANARI:
Muchos de nosotros hemos visto cientos de imágenes en las que aparecen hermosas muchachas con una característica especial, un pene. Y, aunque muchos lo nieguen, es una imagen que logra excitarnos, ya sea que tengamos una fantasía sexual con alguna de ellas o que las veamos (o imaginemos) manteniendo relaciones sexuales con otra mujer.
Como todo lo relacionado al hentai, el futanari muchas veces tiende a exagerar, algunas chicas poseen un miembro de tamaño promedio pero otras poseen uno anormalmente grandes, incluso del largo de sus cuerpos. Aquí les presento algunos ejemplos:

               
Estas son imágenes de futanaris con miembros de un tamaño que se puede considerar normal, como opinión propia, estas son las mejores, estéticamente se ven bien.



Estas son imágenes de futanaris con miembros exageradamente grandes. Bastante difícil imaginar a una chica así, pero a muchos les gusta dicha desproporción.


Hay casos muy populares como este, en los que toman a una chica de algún anime o manga conocido y le agregan un miembro viril, cosa que a veces funciona pero a veces no.


En resumen, podría decirse que el futanari es un tipo de yuri algo disimulado y, en opinión personal, algunas veces es usado para que los hombres experimenten o pongan a prueba si tienen fascinación o no por los penes, sin necesidad de recurrir al yaoi. Como dije, es una opinión personal.



TRAP:
Explicándolo de manera muy simple, un trap es un chico andrógino, osea que tiene apariencia femenina, el cual generalmente es vestido de chica, ya sea para deleite visual o para tener relaciones sexuales con ellos. El trap es más común de lo que parece, muchos piensan que sólo los pueden encontrar en los hentai más pervertidos y sucios, pero nada más alejado de la verdad. Los trap se están haciendo cada vez más comunes en los animes y, sin ser los personajes principales, tienen un gran número de fans. Aquí algunos ejemplos:

Kobayashi Yoshio (Ranpo Kitan: Game of Laplace)


Fujisaki Chihiro (Danganronpa The Animation)


Hasuta-kun (Haiyore! Nyaruko-san)

Ah, pero no todos los trap son muchachos adolescentes, también podemos encontrar adultos, como por ejemplo:

Asahina Hikaru (Brothers Conflict)


Miyoji Hiromi (Cardfight!! Vanguard)

Y, como expliqué antes, muchas veces son vestidos de chicas como fetiche o para tener sexo con ellos. Les muestro un par de ejemplos:





CONCLUSIÓN

Una futanari es una chica que posee pene y un trap es un chico con apariencia femenina, son términos simples pero que mucha gente confunde. Espero que este artículo les haya sido de ayuda para lograr diferenciarlos y les recomiendo que investiguen más sobre ambos.




AGRADECIMIENTOS:

-A @FutaAngie, por proporcionarme las imágenes de futanaris.
-A @IthosEros, por ayudarme a conseguir imágenes de traps.

¡SÍGANLAS EN TWITTER!

FUTANARI Y TRAP ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?


Arrojó la botella de cerveza contra una fotografía haciendo que el lugar se llenara de diminutos trozos de cristal mientras que esa imagen que para sus ojos llenos de lágrimas se veía tan borrosa continuaba intacta, sin ningún rasguño al igual que el recuerdo de esa persona que permanecía en el fondo de su corazón. ¿Pero qué sentimientos habían hecho que se alojará ahí convirtiéndolo en su primera tumbada? ¿No lo había estado odiando todo este tiempo? ¿Continuaba haciéndolo ahora? ¿Era por eso que había cumplido las últimas palabras que pudo decirle?
"No habrá nadie que te sustituya, eso espero."
Eso había dicho, pero... ¿Continuaba deseando lo mismo? ¿No se arrepentía de haber pronunciado ese inocente juramento como despedida?
Buscar respuestas no servía de nada, el único que podría haberle respondido era el peliblanco, cuya respuesta sin duda habría estado acompañada de una cita literaria a la cual tendría que convatir más tarde.
Se levantó del sofá desde el cual había hecho su lanzamiento fallido para coger otra cerveza, cruzando por encima de los cristales que habían inundado el suelo como si de lágrimas se tratasen. Los trocitos se incrustaban en su piel y se sentían igual que todas las veces que había retenido las ganas de llorar para no demostrar debilidad o sentimiento alguno por ese ser. Tras coger la cerveza y abrir con los dientes la botella volvió a lanzarla contra la fotografía, esta vez más cerca, para no fallar de nuevo. Pero el resultado no fue el esperado, es cierto que algunos trozos de vidrio se clavaron en ese retrato que sin duda no hacia justicia a la belleza que esa persona había tenido pero por alguna razón no pudo evitar la necesidad de besarle, y termino rajándose los labios que en un segundo quedaron teñidos de un rojo negruzco que tenía sabor a alquitrán. Su corazón se había podrido y por lo tanto su sangre también. Poco después de ese arrebato calló rendido a los efectos del alcohol y se durmió en el suelo.
Una mirada asesina le despertó de su profundo sueño, sin embargo tardó varios instantes en ser capaz de distinguir dónde estaba y quién era la persona que le estaba mirando. Al principio creyó que el alcohol le impedía diferenciar el 2D de un retrato de una figura humana que podía ser abrazada, pero la voz de esa persona le sacó de dudas.

-Así que no mentías.
-¿En qué?
-No me has sustituido...

Kô fue incapaz de responder a la insolencia con la que hablaba el peliblanco que se encontraba frente a él, en su lugar se echó a llorar todavía sin creer lo que estaba viendo y oyendo.

-Mírate, estás lleno de sangre y lágrimas... 

Makishima se acercó al pelinegro, que continuaba llorando con la cara cubierta por sus manos, que lo teñían de rojo. Cuando estuvo lo suficientemente cerca le apartó las manos, y se detuvo para observarle durante unos segundos. Después comenzó a lamer la sangre que se había fundido con las lágrimas y bañaban completamente la cara del ex-ejecutor.

-¿Tanto me odias que pretendes abrir mis heridas y bañarlas en sal?

Tras decir esto Makishima continuó lamiendo la sangre hasta llegar a sus labios, uno de los puntos que habían resultado más heridos por el vidrio y se dispuso a sacar el gran trozo que tenía incrustado con los dientes. Mientras que Kôgami sentía como si le estuviera arrancando una parte de él, pero trataba de resistir los gritos de dolor que se estaban ahogando en su garganta, al menos hasta que no pudo más. 

-¡Ahhh!

Esa persona detuvo sus ojos frente a los suyos un momento y justo después levantó una de las manos que había estado sosteniendo todo el tiempo y con el cristal que aún conservaba apresado entre sus dientes se dispuso a deslizarlo suavemente por la muñeca de forma que pudiera sentir como la piel se abría lentamente y la carne se separaba dejando brotar pequeños ríos de sangre.
Hizo esto hasta que unió el punto de inicio del corte con el final, como si estuviera regalándole una pulsera y lamió el corte de la misma forma.

-¿Vas a dejar de llorar de una vez?

Evitó que el pelinegro pudiera darle una respuesta sellando sus labios con un beso.

-No quiero tener que abrirte más heridas con el fin de que te quedes sin liquido que llorar, ya tienes suficientes.

Esta vez la mano del ex-ejecutor tomó el control sobre la que había estado apretándola desde hacia bastante rato y la deslizó hacia abajo, desde su pecho hacia más allá de su abdomen. Para dejarla caer sobre su miembro que se encontraba completamente empapado y palpitante de tal forma que podría haberlo confundido con su corazón. Esta acción hizo sonreír al peliblanco.

-Así que todavía no te has secado...

Volvió a clavar sus ojos en los de Kô, apoyando su frente sobre la de él y haciendo que sus labios estuvieran tan solo a unos centímetros de distancia. Mientras tanto su mano, todavía en parte aprisionada por la de su enemigo, comenzaba a acariciar el miembro de este por encima del pantalón, notando como cada vez se hacia más grande.
Curiosamente Kô se había quitado el cinturón tras su quinta cerveza antes de quedar dormido y debido a que después de perder a Makishima había ido comienzo cada vez menos, tanto sus pantalones como su ropa interior se le caían, por lo cual cuando su miembro hubo crecido lo suficiente la puntita de este pudo verse asomando por el borde del pantalón. Y el peliblanco no tardó en darse cuenta, pero en lugar de liberar completamente el miembro de su amante, decidió jugar con su glande un rato mientras continuaba aprisionado por el pantalón. Deslizó su dedo índice desde el comienzo de la entrepierna, lentamente, hasta llegar a la parte que podía verse fuera, haciendo ligeros círculos sobre ella para acto seguido llevarse su dedo impregnado de la esencia de Kô a la boca y lamerlo con lujuria. Cosa que hizo que el ex-ejecutor ardiera de excitación. Y que no pudiese evitar rogar ser liberado de su pantalón, pues al estar aprisionado por él era incapaz de correrse. Pero el peliblanco tenía planeado hacer sufrir un poco más a su enemigo, así que negó con la cabeza separando su frente de él para morderle el labio inferior y hacer brotar de nuevo la sangre, lo que aumentó la excitación del chico.
Habiendo dejado caer, a propósito, unas gotas de sangre sobre su glande, Makishima se dispuso a agacharse para limpiarlas con la lengua, mientras arrastraba una de las manos de Kô a su propio pantalón que, aunque de forma más disimulada, también se hallaba abultado. El ex-ejecutor al sentir la excitación compartida por parte del peliblanco, quiso introducir la mano dentro del pantalón de este, y al notar la humedad que acompañaba el cálido tacto del miembro desnudo no pudo evitar soltar un gemido que se incrementó cuando la lengua que se encontraba besando su glande resbaló su puntita por la uretra.
Sintiéndose a punto de explotar trató de pedir clemencia a su enemigo, que pareció haber sentido piedad por él.
Bajándose primero sus propios pantalones, y dejando al descubierto el vigoroso miembro que impresionó a los ojos de su amante, Makishima se dispuso a hacer lo mismo con el de Kô, no sin antes colocar uno de los dedos sobre su glande, para impedir que este se viniera nada más dejarle libre de su prisión.
Ahora que por fin ambos miembros se encontraban desnudos, colocó el suyo sobre el de su amante y comenzó a masturbarles lentamente.
El roce con el miembro de Makishima, con el líquido preseminal que se escapaba de ambos, hacía muy doloroso el continuar sin poder venirse, ya que Makishima aún le mantenía bajo control. Llegados a este punto, ya no podía controlarse más, y se dejó gritar libremente a disfrute del peliblanco, que al poco terminó liberando a Kô, no sin antes mover los dos miembros de forma que señalasen a su propia cara, haciendo que esta se viese bañada completamente por el semen de su compañero, para justo después apuntarle con su miembro para hacer lo correspondiente.
Una vez que los dos se habían liberado, le besó los labios, ahora impregnados de una mezcla entre lágrimas, sangre y semen, lo que le daban un sabor muy singular. Pero antes añadió:

"Mis manos son de tu color; pero me avergüenzo de llevar un corazón tan blanco."
Los miembros de Fairy Tail se encuentran bastante preocupados, dos de sus miembros más importantes llevan varios días desaparecidas. Erza y Mirajane aceptaron una misteriosa misión, la recompensa consistía en un artefacto mágico muy valiosos y poco común, algo tentador para ellas. Son buscadas por todos lados, preguntan a las personas de diferentes ciudades, incluso a otros gremios, pero sin resultado alguno, es como si se las hubiese tragado la tierra.

Lo que nadie adivina es que las hechiceras se encuentran en un bosque a pocos minutos del gremio, siendo más preciso, en una cueva usada como guarida para magos ruines y amorales. Las hechiceras llegaron ahí porque así indicaba el anuncio, sin darse cuenta, se pararon sobre un círculo mágico, el cual tiene el efecto de suprimir los poderes de las personas que se encuentran dentro. Ahora Erza y Mirajane están a merced de los malhechores, por desgracia para ellas, sus intenciones no son asesinarlas ni pedir un rescate. Descubrieron las intenciones de sus captores cuando, luego de darse cuenta de que no pueden usar su magia, vieron acercarse a varios hombres completamente desnudos, pero con los rostros ocultos tras unas máscaras blancas.

Erza dirige su puño hacia el rostro de uno de ellos, pero sin poderes no puede hacer mucho, su golpe es bloqueado con mucha facilidad, en cambio ella cae al suelo por la bofetada que recibe. Mirajane, al ver que su compañera está apunto de ser golpeada nuevamente, se interpone y suplica que la dejen. Los misteriosos hombres se ríen burlonamente, uno de ellos se acerca por detrás y apoya su miembro sobre el hombro de Mirajane, se hace para atrás pero la agarran de los hombros para mantenerla quieta. Erza intenta incorporarse e ir en su ayuda, pero uno de los hombres pisa su espalda, manteniéndola en el suelo, sólo puede ver cómo su amiga es forzada a chupar los penes que le aproximan, odia sentirse tan débil e impotente, le recuerda a cuando era niña y se encontraba en esa horrible prisión. Pero la maga regresa a la realidad cuando siente que rasgan su ropa (al estar suprimidos sus poderes, su armadura desapareció), forcejea pero es inútil, su cuerpo queda al desnudo, inmediatamente es manoseada por sus captores, le dan algunas nalgadas y profieren una que otra vulgaridad mientras recorren su cuerpo con las manos.

 Sin poder hacer nada para defenderse, Mirajane se limita a mirar de reojo a su amiga, mientras los penes entran y salen de su boca uno por uno. No pasa mucho para que Erza sea obligada a realizar el mismo acto, siente asco, pero sólo le queda aceptar el hecho de tener que mamar los miembros que les ponen frente al rostro. Sus bocas no son lo único que usan los malhechores, sus anos y vaginas también son invadidos, sus virginidades son arrebatadas por hombres que no conocen, sus agujeros son usados una y otra vez.

Pasado un mes desde su desaparición, los miembros del Fairy Tail siguen con la búsqueda de sus compañeras, no pierden las esperanzas de encontrarlas sanas y salvas, aunque algunos son menos optimistas y rezan por al menos encontrar sus cuerpos y darles una adecuada sepultura. En la cueva las cosas han cambiado mucho, Erza se ha vuelto bastante sumisa, siente odio por ellos, pero se porta más obediente. Por otro lado, Mirajane ahora no es ni la sombra de lo que era, la poderosa maga se convirtió en un juguete sexual, se ha entregado al placer sexual, convirtiéndose en una sucia ninfómana. A Erza aún le cuesta creer en lo que se convirtió su amiga y tiene miedo de terminar en el mismo estado, lamentablemente no tiene más remedio que dejar su cuerpo a merced de sus captores, quienes tienen sexo con ellas cada día, durante la mayor parte del día, los hombres enmascarados beben una poción mágica que potencia su rendimiento y les permite “atender” a sus invitadas durante más tiempo.

Tantas horas de brutales violaciones rindieron frutos, una de ellas ya les pertenece y la otra va por ese camino, Mirajane se alimenta sólo con el semen de a quienes ahora llama amos, mientras que Erza aún se rehúsa un poco a eso pero no significa que no viertan una que otra corrida en sus alimentos. Mirajane intenta convencer a Erza de que se deje llevar, que entregarse por completo a sus amos es maravillosos. Erza se pasa las pocas horas de descanso intentando que Mirajane entre en razón, quiere hacerle entender que deben escapar, pero es inútil, su amiga no quiere irse.

Erza es despertada bruscamente por una patada en el abdomen, al abrir los ojos, ve que su amiga ya se encuentra en acción, rodeada de hombres que la penetran cual muñeca inflable. La pelirroja es arrastrada hacia donde se encuentra Mirajane y comienza con la rutina, uno de ellos la agarra del cabello e introduce su pene de golpe, Erza chupa con gran habilidad pero sin esmero alguno, usa sus manos para masturbar a los demás, quienes la manosean y comentan sobre su cuerpo. Mirajane es penetrada salvajemente, dos penes entran y salen de su ya ensanchado ano, sus grandes tetas abrigan otro miembro, el cual las mancha con semen y pre semen, el cuerpo de la hechicera huele a esperma, al igual que su aliento. Erza es cargada, lo que les permite penetrarla por ambos agujeros a la vez con mucha facilidad, la embisten como búfalos, haciendo que la pelirroja suelte sonoros gritos y excitantes jadeos. Sus culos y vaginas son llenados por completo, ellas expulsan el semen para ser llenadas nuevamente.




En un descuido de los captores, llevan a Erza fuera del círculo (intentaban buscar más espacio, debido a que eran muchos los que querían penetrarla al mismo tiempo), ella aprovecha ese error e invoca una de sus armaduras, con un movimiento de su arma, aniquila a los hombres que se encuentran a su alrededor, intenta eliminar a los que se encuentran teniendo sexo con Mirajane, pero ella le pide que se detenga, no quiere que su amiga lastime a sus amos. Erza, harta de intentar hacerla entrar en razón, se da media vuelta y camina hacia la salida, en su mente aún duda sobre si dejar a su amiga en ese lugar. Al salir de la cueva, toma una gran bocanada de aire fresco, recibe con gusto los rayos y el calor del sol que tanto extrañaba, oye cantar a las aves, por fin es libre. Mientras se dirige al gremio, piensa en qué dirá sobre su desaparición y sobre la ausencia de Mirajane. 
La princesa Rosalina y Diddy Kong aparecen en el escenario, se trata de un barco pirata, bastante viejo y con vestigios de un sinfín de conflictos. La mujer mira a su contrincante burlonamente, se pregunta qué podría hacer ese pequeño monito contra ella, pero su sonrisa es reemplazada por una mueca de asombro cuando Diddy Kong salta hacia ella y logra tumbarla. Antes de que la princesa pudiera ponerse de pie, el monito ya se encuentra encima, sus enormes e inexpresivos ojos la intimidan ligeramente, no puede saber en qué está pensando y mucho menos adivinar su siguiente movimiento.

Diddy Kong, usando su fuerza primate, rasga de un tirón la ropa interior y parte del vestido de la princesa, quien grita sorprendida e intenta zafarse, pero su pequeño contrincante es mucho más fuerte de lo que aparenta. El monito separa las piernas de Rosalina para introducir su miembro que, aunque es algo pequeño, logra su cometido. La princesa suelta un fuerte gemido y su cuerpo se sacude cuando el primate comienza a embestirla, el miembro entra y sale de su apretada vagina, sus tetas, ante el constante movimiento, se salen del vestido y rebotan al ritmo de las penetraciones. La princesa Rosalina se tapa la boca para ahogar sus gemidos, Diddy Kong realiza los bruscos y alborotados movimientos característicos de su especie durante el apareamiento, moviéndose más y más rápido, hasta eyacular dentro de la mujer.



La princesa se quita las manos de la boca, respirando aliviada, se apoya en una de las maderas sueltas de la pared para poder pararse, pero el pequeño primate se lo impide poniendo la mano sobre su abdomen, comenzando a penetrarla nuevamente. Rosalina retoma los gemidos, se agarra con fuerza para que su cuerpo no se sacuda tanto, lo que en realidad permite que el monito pueda follarla con mayor comodidad y lo hace por varios minutos más, hasta que se corre nuevamente. Ambas corridas hinchan ligeramente el vientre de la mujer, quien se deja caer boca arriba, con los ojos hacia arriba, mirando hacia el vacío y la boca ligeramente abierta, jadeante.


Una estruendosa voz anuncia al ganador, el cual es, sin duda:


¡DIDDY KONG!
Es un caluroso verano en la región Kalos, el sol brilla desde muy temprano y se oculta bastante tarde, a medio día las temperaturas se elevan demasiado, lo que genera una gran necesidad por refrescarse en la playa. Serena, descansando de su viaje para completar la pokédex, decide llamar a sus dos grandes amigas Haruka y Hikari, la primera vive en la región Hoenn y la segunda, en Sinnoh.

Las entrenadoras conversan durante varios minutos a través de la computadora, se ponen al día sobre la vida de las otras y acuerdan el día del encuentro, el cual será el sábado a las 6 am. Serena alista todo lo necesario desde la noche anterior, quiere mucho a sus pokémon y disfruta de su compañía, pero en esta ocasión ellos esperarán en casa.

Llegado el sábado, Serena se encuentra parada afuera de su casa desde el amanecer, ve a sus amigas a lo lejos, saludándola con la mano, ella les devuelve el saludo con el mismo gesto. Luego de encontrarse las tres y saludarse apropiadamente, emprenden su pequeño viaje hacia la costa, Serena eligió una playa que se caracteriza por tener la arena más blanca y el agua más cristalina de la región.

El viaje dura poco menos de una hora, el sol brilla intensamente cuando bajan del vehículo, en la playa hay algunos surfistas, uno que otro atleta y entrenadores que juegan con sus pokémon de tipo agua. Ellas no pasan desapercibidas, las tres entrenadoras lucen unos cuerpos envidiables, apenas cubiertos por el bikini, muchos de los hombres voltean al verlas pasar, pero las muchachas fingen no prestar atención, solo se limitan a sonreír.

Tras haber colocado la sombrilla y las sillas plegables, se sientan a disfrutar del sol y el panorama, se cuentan sus aventuras por sus respectivas regiones, pero no solo las relacionadas a las batallas pokémon y los concursos, también intercambian anécdotas sobre sus hazañas en la cama. Hasta ese momento, Haruka parece ser la ganadora, sus experiencias sexuales, además de ser más numerosas, son espectaculares, ha probado hombres de todas las ciudades de Hoenn. Hikari es la más recatada (si es que se puede usar ese término con ellas), pero aún así tiene un amplio repertorio de historias para compartir con sus amigas. Serena está al medio, ha estado con más hombres que Hikari, pero no con tantos como Haruka.

Las adolescentes son como hermanas, pero hay cierto grado de rivalidad entre ellas, las tres quieren alzarse como la mejor entrenadora y las tres quieren ser la más experimentada sexualmente hablando. La aparición de unos muchachos (tres, al igual que ellas), varios años mayores, es justo lo que necesitaban para probar la superioridad sobre las otras. Haruka los invita a sentarte, ante lo cual ellos obedecen al mismo tiempo en que les ofrecen unas bebidas. Serena le pide a uno de ellos que le ayude con el bloqueador solar, se acuesta boca abajo y se hace el cabello a un lado, el muchacho se siente bastante afortunado y se dedica a su labor, aprovechando para manosearla disimuladamente, cosa que la entrenadora esperaba. Haruka coquetea con otro, toca sus abdominales marcados y lo adula, haciendo que se sienta orgulloso consigo mismo. Su mano baja disimuladamente hacia la entrepierna, la cual acaricia mientras sonríe, el joven no es tonto, sabe lo que significa eso. Hikari no tiene ese estilo, ella prefiere que se le acerquen, cosa que hace el último de los muchachos, quien la abraza por la cintura mientras le dice frases típicas como: Eres bastante hermosa, no puedo creer que no tengas novio.

Aprovechando que muchos de los bañistas se encuentran nadando en el mar y los que quedan en la arena están distraídos conversando o mirando a sus pokémon jugar, Haruka le baja el bañador al muchacho para masturbarlo, Serena se hace a un lado el bikini y separa un poco las piernas para permitirle a su nuevo amigo manosear su ya húmeda vagina, Hikari solo se deja toquetear, le gusta que el hombre tome la iniciativa.

La calentura ya no puede ser contenida, Haruka chupa el miembro que tiene en la mano, lo succiona con fuerza y habilidad. Al ver eso, el muchacho que está con Serena se baja el bañador y coloca el miembro entre sus nalgas, dándole a entender lo que él quiere. Hikari sonríe pícaramente al sentir cómo su culo es apretado con descaro.

Haruka le acaricia los testículos mientras le mama el pene, está un poco decepcionada por ser más pequeño que los que acostumbra disfrutar, pero trata de no darle importancia. El muchacho le acaricia la cabeza, la jala hacia él, creyendo tontamente que posee más experiencia. Se desengaña a los pocos minutos, puede notar la gran destreza con que Haruka usa la lengua, los labios y las mejillas.

Para ese momento, Serena tiene a su nuevo amigo encima, penetrando su bastante usado ano, ella tuvo más suerte que sus amigas respecto al tamaño y lo puede comprobar porque en ese momento Hikari masturba al otro joven, para luego quitarse el bikini. Lamentablemente, los muchachos no duran mucho, la boca, el culo y la mano de las entrenadoras se manchan luego de algunos minutos, ellas intentan no reírse burlonamente y lo disimulan fingiendo caras de emoción. Hikari murmura con sus amigas, les sugiere competir por cuál logra hacer que su respectivo compañero sexual eyacule más veces en una hora.

Luego de comentárselo a sus nuevos amigos, les piden que se acuesten boca arriba, ellas se colocan encima y, con ayuda de sus manos, colocan los miembros en las entradas de sus vaginas. Haruka siente envidia de Serena, ella quería ser penetrada por el más grande. Las entrenadoras se dejan caer sobre los penes, siendo Serena la que disfruta más al hacerlo. Cada una da brincos con un estilo diferente, Haruka apoya la manos en el pecho de su amante y mueve el culo de arriba a abajo, Serena las apoya en sus propios muslos y da cortos pero fuertes sentones, Hikari se acaricia las tetas mientras el muchacho la toma de la cintura y la ayuda a brincar. Al ver que no sienten lo que espera ban sentir, y después de haber recibido un par de corridas dentro, las adolescentes meten los penes en sus respectivos anos. Los muchachos están en su gloria, creen que las están haciendo gozar, sus egos se inflan y se dan el lujo de nalguearlas y dirigirles algunas frases sucias. Ellas intercambian sonrisas de complicidad, esperaban más, pero eso no significa que no lo estén disfrutando, aunque sea un poco.



El hombre de Serena se ha corrido unas cuatro veces, Hikari logró que el suyo lo haga tres veces, pero quien lleva la delantera es Haruka, ya que va consiguiendo que su amante se corra nada más ni nada menos que seis veces, ella tiene la mejor técnica, mueve el culo de arriba a abajo, luego en círculos y termina el ciclo dando lentos pero poderosos sentones antes de iniciarlo nuevamente.


Al culminar la hora, Hikari obtiene el tercer lugar con ocho corridas, Serena se decepciona por su segundo lugar con doce corridas y la ganadora indiscutible es Haruka, quien logró recibir dieciséis descargas en su interior. Las entrenadoras felicitaron a los muchachos, les mintieron diciéndoles que nunca habían gozado tanto como ahora y les dieron números falsos, con la promesa de encontrarse nuevamente. Los agotados y satisfechos jóvenes suben a su auto para regresar a casa con una gran anécdota para contarles a sus amigos, ellas se quedan a disfrutar de la playa y a conversar, bromeando sobre los logros de cada una e intercambiando estrategias de batalla, muy contentas por haberse reunido nuevamente.
En estos días, la sexualidad ha dejado de ser tan limitada como en la época de nuestro padres y abuelos. En la actualidad, el sexo es un acto que puede practicarse desde cualquier edad, es un tema que puede ser hablado sin miedo al "qué dirán". Quiero hablarles de un caso que, por ahora, es poco común, pero que pronto será tan natural como tomarse de la mano con alguien.

Quiero hablarles de Pocky, ella es una muchacha de quince años pero con una experiencia sexual superior a la de cualquier adulto. Su baja estatura y sus pechos pequeños son propios de su edad, sin embargo, ella tiene un arma muy poderosa. Pocky tiene unas nalgas redondas y bastante bien formadas, al igual que sus mulos. En resumen, tiene un culo envidiado incluso por muchas mujeres que le doblan la edad.

Todo lo anterior mencionado, sumando el hecho de que Pocky es adicta al sexo, la convierte en la fantasía sexual de todo hombre, ella podría tener a quien quisiera a sus pies y muchos a su al rededor la desean. Lamentablemente, Pocky no sólo es adicta al sexo, también es insaciable y, hasta ahora, imposible de satisfacer. No puedo decirles que ella se acuesta con todo el que vea, sería mentirles, ella los selecciona tanto por su apariencia como por su personalidad. Pero, sin importar la edad, la estatura, la experiencia o el tamaño del miembro, nadie pudo lograr que tenga un orgasmo. Unos cuantos hicieron que pase un buen momento, pero nada más.

Un sábado cualquiera, Pocky se va de fiesta sola, no quiere amigas estorbando o amigos fingiendo que la quieren proteger sólo para quedar bien ante sus ojos. Se viste con un pantalón bastante entallado y una camiseta corta que deja ver su abdomen. Baila alegremente, no rechaza a nadie que se acerque para moverse a su ritmo, pero tampoco deja que se queden mucho tiempo. Sin que ellos se den cuenta, Pocky los analiza, mira su apariencia, su forma de moverse y de vez en cuando baja la vista en busca de un gran bulto en la entrepierna. Finalmente encuentra a uno con las características que busca, lo toma de la mano cuando termina la canción y lo guía hacia la parte trasera del lugar, salen por una pequeña puerta de metal y terminan estando solos en un pequeño y algo sucio patio.

Pocky le agarra la entrepierna, tantea el bulto en su pantalón y le baja la bragueta. El sujeto, de unos veinticinco años aproximadamente, no puede creer que esté ahí con una adolescente caliente, pero obviamente no le disgusta para nada. Pocky saca el miembro, lo masturba suavemente, las caricias de sus pequeñas manos provocan el hinchamiento del miembro, lo masturba con más fuerza, hasta lograr que se erecte por completo y se lo mete en la boca. Todos los que han tenido el privilegio de estar con ella pueden confirmar que sus mamadas están a otro nivel, nadie ha podido durar más de cinco minutos dentro de su boca y esta vez no es diferente. El sujeto se corre y ella lo bebe poco a poco, luego se pone de pie y se da media vuelta. La adolescente deja atónito a su amante de momento cuando se baja el pantalón hasta la mitad de los muslos y se agacha levemente, el sujeto entiende lo que le está pidiendo, la toma de las caderas y se lo mete lentamente, para no lastimarla. Pocky le ordena que lo haga rápido y él obedece, aún sorprendido.

Durante varios minutos, el muchacho la embiste con fuerza, jadeando como animal y pensando que la adolescente está pasando el mejor momento de su vida. Pocky siente placer, pero está lejos de alcanzar un orgasmo, suelta uno que otro gemido para darle confianza y motivarlo a que tenga un mejor rendimiento, pero es imposible. El muchacho se corre dentro de su vagina, suelta un gran suspiro de agotamiento y satisfacción, está convencido de que la adolescente vio estrellas, pero ella sólo le dirige una sonrisa forzada y le dice: Estuvo...bien.



En otra ocasión, Pocky entra a un grupo de chat en internet, siendo más exactos, a una sala de chat erótico. La adolescente busca conocer a alguien de su ciudad que esté dispuesto a organizar un encuentro, claro que primero pide algunas fotos y conversa con él para conocerlo un poco. Entabla conversación con un hombre de treinta y cinco años, supuestamente soltero y muy experimentado en las artes amatorias. Ella le envía una foto y la dirección del hotel en donde se encontrarán.

Pocky llega al lugar acordado, el hombre ya se encuentra ahí, usa unas gafas oscuras y una gorra, obviamente para no ser reconocido por algún colega o amigo. La muchacha lo saluda, su corta y ajustada minifalda y sus piernas expuestas vuelven loco al nuevo amante, quien la abraza por la cintura y camina rápidamente junto a ella para entrar al hotel. El hombre paga la habitación, toma la llave y le indica al encargado que no quiere ser molestado durante su estancia.

La habitación es amplia, una gran cama se encuentra en el centro, bajo un espejo del mismo tamaño clavado en el techo. Pocky voltea hacia el pervertido sujeto, ya se está desnudando, ella se agacha un poco para estimular su pene con la boca, pero ve que no es necesario, así sue se desnuda también.

No pasan más de quince minutos (juegos previos) para que Pocky esté acostada boca arriba en la cama, con el hombre encima de ella moviéndose como un animal cuando se aparea. La muchacha rodea su cuerpo con sus perfectas piernas, le ayuda a embestirla más fuerte y rápido. El hombre la moja con el sudor que cae de su cuerpo y suelta repugnantes gemidos cerca de su oído. Pocky se mira en el espejo del techo, se pregunta por qué, si está teniendo sexo con un adulto, tampoco logra quedar satisfecha, siente placer, pero nada más. El hombre eyacula dentro de ella, quien no puede negar que fue una gran cantidad. Se incorpora y aproxima el pene a su rostro, ella lo chupa como agradecimiento por el esfuerzo. Sin embargo, la experiencia no fue como esperaba.

Leyendo varios artículos en internet, Pocky se interesa por el tema de la violación, según algunos blogs, muchas mujeres sienten una gran excitación ante el hecho de ser violadas. Muy decidida, se pone el short más ajustado que tiene y una blusa algo transparente, pasea por las calles más peligrosas de su ciudad a altas horas de la noche, con el objetivo de que uno que otro delincuente quiera aprovecharse de ella.

Para no aburrirlos con tanta palabrería, iré directo a la parte en la que Pocky es acorralada por una pandilla, la agarran del brazo y la llevan hacia un oscuro y sucio callejón, la muchacha finge estar asustada y les ruega que la dejen ir, la idea es que eso los motive más y logra su cometido. La "obligan" a quitarse la ropa y ella obedece, forzando algunas lágrimas falsas pero sonriendo por dentro al ver que su plan es un éxito.

Uno por uno, Pocky mama sus penes, algunos también la fuerzan a  trabajar con sus testículos. La adolescente no esperaba que tuvieran miembros por debajo del promedio, pero aún así tiene esperanzas de que la situación logre que consiga su objetivo.

Ya habiendo hecho un gran trabajo con la boca, Pocky hace caso cuando le dicen que se agache, apoya las manos en la pared y, obviamente fingiendo, les suplica que no lo hagan. El que parece ser el líder la manda a callar y la penetra de golpe, sus embestidas son fuertes desde el inicio, pero el acto dura poco, luego de unos minutos el sujeto se corre dentro de ella y se hace a un lado para darle paso a otro.

Pocky es penetrada por todos ellos, algunos usan su ano, otros su vagina. Los delincuentes se esmeran más cuando oyen sus falsos gritos de dolor y miedo, la nalguean mientras la embisten, la insultan y le gritan obscenidades.


Al terminar el acto, Pocky cae de rodillas, fingiendo agotamiento y hasta desmayo. Los aparentemente terribles violadores la dejan abandonada ahí, llevándose sus bragas como premio y creyendo que dejaron inconsciente a una adolescente luego de violarla. Pocky se pone de pie, se separa las nalgas para permitir que salga el semen de sus agujeros, luego se viste y camina de regreso a casa, muy decepcionada, ya que el plan no funcionó. Si bien le agradó mucho la experiencia, no alcanzó el orgasmo que tanto deseaba. La muchacha pasea por las calles de su ciudad, mirando en busca de un posible ganador, alguien que finalmente logre dejarla satisfecha.

EN BUSCA DE LA SATISFACCIÓN

PERSONAJES:

@HentaiMixRedux, como Noemí.
@IkarosHentai, como Lia.
@leovasalex, como Alec.
@Neko_MeMeChan, como Merry.
@LucyNya25, como Lucy.

Ayer fue 31 de octubre, generalmente me voy de fiesta con mis amigos o la paso en casa de algunos familiares, contando historias de terror y viendo películas de dicho género. Pero esta vez quise hacer algo diferente, algo que sería inolvidable para mí. Me siento muy afortunado por tener algunas amigas muy hermosas, con cuerpos increíbles y bastante pervertidas, mi plan para el halloween de este año fue pedirles a todas que vengan a mi casa (la cual estuvo habitada sólo por mí) para una...fiesta privada. Grande fue mi sorpresa cuando leí mis mensajes y vi que todas aceptaron venir, realmente yo sólo esperaba que se presente una o quizá ninguna. Muy emocionado, limpié la casa, compré bebidas, algunos condones (ellas no son simpatizantes de los preservativos, pero por si acaso) y uno que otro adorno con motivos de la fiesta que se celebra. Acordé con ellas esperarlas a las nueve de la noche, a las siete, yo ya estaba listo y ansioso por su llegada. Cada vez que oía el timbre, corría hacia la puerta, pero sólo se trataba de uno que otro niño pidiendo dulces. Luego de cerrar la puerta sin dirigirles la palabra, volvía a sentarme en el sofá, con el temor de que no se presenten.

Ahora les contaré acerca de el maravilloso Halloween que viví. Llegada la hora, se oye el timbre, abro la puerta y  la hermosa Naomi me ofrece una gran sonrisa, la hago pasar mientras la saludo, veo sus grandes tetas sacudiéndose un poco mientras camina, le ofrezco una bebida y se siento a su lado.

-¿Soy la única que vendrá?-me pregunta.

-Aunque no lo creas, todas confirmaron.

-Uy, entonces será una gran noche. Espero que estés preparado jeje-me dice con una pícara sonrisa en el rostro.

-Ya lo veremos, ya lo veremos.

Naomi pone su mano sobre mi miembro y lo masajea un poco, por encima del pantalón. Acerca su rostro al mío, pegando sus labios a mi oreja.

-¿Quieres que vayamos calentando?-me baja el cierre del pantalón y saca mi miembro relativamente erecto, me masturba lentamente.

Con una de mis manos, agarro sus tetas, vaya que son grandes y muy suaves, las amaso para estimularla, puedo notar que no lleva brasier. Naomi se agacha un poco para pasar su lengua por mi glande, lo recorre formando círculos, luego la pasa por todo el tronco, llenándolo de saliva. Su control de la lengua y labios es inmejorable, chupa mi glande, succionándolo un poco, devora mi pene poco a poco hasta tenerlo completamente dentro, se queda unos pocos segundos así y se endereza nuevamente.

-Suficiente calentamiento-me dice al mismo tiempo en que me masturba muy lentamente-no quiero que te corras aún.

Vuelve a sonar el timbre, esta vez Naomi abre la puerta para recibir a la siguiente invitada, en este caso, a las invitadas. Merry y Alec entran a mi casa, saludando a Naomi con un beso en la mejilla y luego a mí de la misma manera. Merry es una muchacha alocada, pero amigable, tiene pechos de buen tamaño y un culo que muchas quisieran tener. Alec de baja estatura, su cuerpo parece el de una niña, con la excepción de sus redondas y perfectas nalgas, acompañadas por sus bien formados muslos, su pecho es prácticamente plano y sobre su actitud, es bastante pervertida.

Naomi les cuenta lo que estuvimos haciendo hasta antes de que llegaran, las muchachas se reían pícaramente, Alec se acerca a mi y acaricia mi pecho, me da un suave beso muy cerca de los labios y agarra mi pene para sacudirlo aún con mayor habilidad que Naomi.

-Parece que ha crecido en estos meses-me dice antes de besar mi cuello-pero espero que puedas con todas nosotras.

-Si nos invitaste, debes asegurarte de que todas quedemos satisfechas-agrega Merry, mientras se acerca también y masajea mis testículos.

-No lo manoseen mucho, no queremos que se corra antes de que estemos todas-les dice Naomi.

-Vale, vale-responde Alec, inflando las mejillas.

El timbre suena nuevamente, la espera terminó, Lia y Lucy aparecen en el umbral de mi puerta, saludan a Naomi (quien las deja entrar) y se ríen al ver la escena.

-Seguro fue idea de Alec-dice Lia burlonamente-¿Acaso no pudiste esperar, enana?

-Sólo tienes envidia porque llegué antes que tú-le responde con una sonrisa retadora.

Mientras las muchachas discuten, Lucy se acerca disimuladamente para acariciar mi miembro, me dedica una mirada que, no puedo definir como tierna, pervertida o un poco de ambas y le da un beso a mi glande, luego se lo mete en la boca. La habilidad de Lucy y la de Naomi son muy similares, Lucy succiona mi glande, lo masajea con la lengua y me masturba en el proceso.

-¡Oye! ¡Yo estaba haciendo eso!-grita Alec al darse cuenta de que le quitaron el puesto.
-Lo siento niña-responde Lucy-nunca sueltes un pene hasta que se haya corrido, es una falta de respeto-lo engulle por completo.

-Creo que te ayudaré-le dice Lia, poniéndose de rodillas a su lado-no podemos dejar que éstas dos se pierdan la diversión-abre la boca y se mete mis testículos en ella para chuparlos con mucho esmero.

-Oigan chicas, estaríamos más cómodos en mi habitación-les digo, deseando probarlas a todas-la cama es grande y todos cabemos.

Ellas están de acuerdo, se quitan la ropa mientras suben las escaleras, yo hago lo mismo, aún sin poder creer que pasaré mi noche de Halloween con esas cinco bellezas.

Nuestros seis cuerpos desnudos entran en mi habitación, me acuesto boca arriba en la cama.

-¿Se puede saber qué haces?-me pregunta Merry, con los brazos cruzados-primero vamos nosotras.

Me pongo de pie y ella se acuestan boca abajo una junto a la otra, ocupando toda la cama. Comprendo lo que quieren, debo calentarlas primero. Me acerco al culo que tengo más cerca, el de Lia, le separo las nalgas y paso mi lengua entre ellas, su vagina se humedece bastante rápido, lamo también sus nalgas y dirijo mi cabeza hacia las de Merry. El culo de Merry es un poco más grande, su ano se ve bastante apretado, tanto que no pude evitar meter mi lengua en él, moverla en círculos y deleitarme con sus gemidos. Al mismo tiempo manoseo el culo de Lucy, masajeo sus glúteos, meto un par de dedos en su ano, el cual es un poco más ancho que el de las otras dos. Juego con ambos orificios por varios segundos, luego continúo con el hermoso culo de Naomi, sus nalgas se ven tan apetitosas que no me resisto a morderlas, le dejo unas pequeñas marcas de dientes, paso mi lengua y  hundo mi rostro entre ellas. La última, pero no menos importante, es la pequeña Alec, sus glúteos son los mejores de esa habitación y esconden un ano que quiero penetrar desde hace mucho, sin mencionar su rosada y carnosa vagina. La lamo, succiono, muerdo delicadamente sus labios vaginales mientras mantengo separadas sus suaves nalgas con mis manos.

-Lo siento chicas...ya no puedo esperar más...

Comienzo con Merry, me coloco sobre ella y acomodo mi pene entre sus labios vaginales, lo meto poco a poco hasta que está completamente cobijado entre sus entrañas. Comienzo a moverme, al inicio lentamente, pero voy aumentando el ritmo a la par con mi excitación. Aprovechando que están una junto a la otra, uso ambas manos para estimular a Lia y Lucy. La penetro durante unos diez minutos, retiro mi pene y repito el acto con Lucy.

-¡Hazlo en orden!-exige Lia-¡Me tocaba a mí primero!

Asiento con la cabeza, sin dejar de follar fuertemente a Lucy, sus nalgas amortiguan mis embestidas, la muchacha jadea obscenamente, es la más pervertida del grupo.

Es el turno de Lia, su ano es bastante ancho, ya que ella es fanática del sexo anal y pocas veces se niega a ofrecerlo. La nalgueo mientras la penetro, la mano izquierda la apoyo en la cama y la derecha la uso para jugar con su glúteo del mismo lado.

-¡Sí, eso es lo que quería!-grita Lia entre gemidos-¡Métela más fuerte!



Acelero el movimiento de mis caderas para estar a la altura de sus necesidades, sus gemidos logran estimularme bastante, pero ya es turno de Naomi. Ella levanta un poco el culo para facilitarme las cosas, la tomo de las caderas y penetro su vagina con rapidez desde el inicio. Jadea y gime sin exagerar, parece la más madura de todas a la hora de tener sexo, también sabe moverse, puede mover las caderas de adelante hacia atrás y en círculos al mismo tiempo, logrando estimularme más de lo que esperaba.

Siento que ya falta muy poco para correrme y ellas lo saben, por lo que se arrodillan en la cama y juntan sus bocas abiertas lo más que pueden, me masturbo con fuerza y velocidad, hasta que una gran descarga de blanco y espeso fluido cae sobre sus rostros y bocas. Las muchachas se lamen las mejillas las unas a las otras para obtener todo el semen que puedan.

Es mi turno, me acuesto en la cama, con el pene totalmente erecto. Lia y Merry se acercan, una se encarga de mi pene y la otra de mis testículos. Naomi y Lucy me ponen las tetas en la cara, las junto con ayuda de mis manos para chupar sus pezones. A Alec se le humedecen los ojos mientras toca sus pequeños pechos, envidiando las tremendas ubres que tienen sus amigas. Le hago un gesto con la mano, indicándole que se acerque, ella obedece, meto los dedos en su entrepierna, haciendo que suelte un tierno gemido. Mis dedos exploran la cálida vagina de Alec, mi boca está llena con las tetas de nuestras amigas y mis genitales son devorados por las otras dos.

Merry, le pide a Lia que se haga a un lado, inmediatamente se sienta en mi pene y se deja caer, comienza a dar brincos y a gritar muy excitada. Lia se acomoda para meterse mis testículos en la boca, los chupa con fuerza, mordisquea mi escrito y, con mayor delicadeza, mis gónadas.

Merry se aparta y Lia toma su lugar, da brincos más rápidos y más precisos, se ve que tiene mayor experiencia en ese campo. Se agarra las tetas y juega con ellas mientras brinca sobre mi miembro, me da la espalda pero sé que está sonriendo pervertidamente.

Alec es la siguiente, se separa las nalgas y se sienta poco a poco, en ese momento no sabía que, por más adicta al sexo que sea, su ano nunca había sido tocado. La joven, con mucha dificultad, introduce mi miembro por completo, es la primera vez que tengo tantas ganas de nunca sacar mi pene, su culo es tan apretado que hasta podría cortarme la circulación, pero Alec contrae y relaja su esfínter para que se vaya adaptando al ensanchamiento.

Durante gran parte de la noche, las muchachas se turnan para brincar en mi pene. Me he corrido tantas veces que perdí la cuenta, el miembro me duele un poco por estar erecto tanto tiempo, pero ellas no se cansan, quieren más y más. Luego de cada corrida, lo maman para que mantenga la rigidez y poder seguir disfrutando de la acción.

Lucy y Alec, mientras esperan a que les toque otra ronda, se turnan para sentarse sobre mi rostro. Alec mueve las caderas de adelante hacia atrás para restregar mi cara en su vagina. Lucy lo hace de manera similar, pero me agarra del cabello para pegarme más a ella.

Cuando el cielo empieza a adquirir una tonalidad turquesa y las aves cantan anunciando el inicio del día, yo ya estoy completamente agotado, las muchachas conversan muy animadas, tan enérgicas como si recién hubieran llegado, maman mi pene y testículos de vez en cuando, lo hacen como si se tratase de una típica rutina.


No sé en qué momento se fueron, me quedé dormido sin darme cuenta. Cuando desperté, ya era casi medio día, mi cama apestaba a esperma y sudor. No puedo creer que haya ocurrido eso la noche anterior. Miro al techo, repasando los hechos con una gran sonrisa en el rostro y sólo logro decirme a mí mismo: Definitivamente, fue el mejor Halloween de mi vida.


NO SE OLVIDEN DE VISITAR LA TIENDA VIRTUAL (ESPAÑOLA), EN DONDE ENCONTRARÁN TODO LO QUE BUSCAN Y MÁS: YEAH SAURIO SHOP




AGRADECIMIENTO:

-@YuriQueenx por ayudarme a encontrar una imagen para el relato.

- Copyright © RELATOS HENTAI Y MÁS - Devil Survivor 2 - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -