Popular Post

ENTRADAS POPULARES

Recent post

Pueblo Azuliza, un lugar pequeño y muy acogedor, se encuentra geográficamente un poco apartado de las otras ciudades, ya que por un lado se encuentra un gran, verde y frondoso bosque y una que otra montaña, en una de las cuales hay una cueva, mientras que por el otro lado podemos ver un hermoso mar azul. Haruka camina por el lugar, no hay muchas casas ni gente, los edificios más imponentes son el Centro Pokémon y el gimnasio del tipo lucha, cuyo líder es un muchacho apasionado por el surf y las artes marciales llamado Marcial. Gran parte de la población (la poca población) consiste en pescadores, uno de ellos le da una cordial bienvenida al ver que Haruka es una turista, le regala una de sus cañas de pescar algo vieja pero que puede resultar muy útil. La entrenadora es consciente de que esa no es amabilidad sino coquetería de un viejo verde.

Preguntando a las personas, descubre que existe una famosa cueva en donde los entrenadores luchan antes de retar a Marcial, el lugar se encuentra al norte del pueblo, en la ruta 106 y es la dirección que toma. Un par de pescadores la retan a una batalla, uno fue fácil pero el segundo fue patético ¿Seis Magikarps? ¿En serio?

Al lado de la enorme entrada hay un cartel que dice “Cueva Granito”, se puede ver a un par de entrenadores desde la entrada, uno que otro Zubat vuela por el techo rocoso y se posa en una de las muescas de las paredes. Los entrenadores son fáciles de vencer, usan sólo Geodudes y su Mudkip no suda ni una gota al luchar contra ellos, pero lo mejor de todo es que, luego de la última batalla, evoluciona para convertirse en un Marshtomp. Haruka captura un Zubat, lo hace luchar contra varios Makuhitas y producto de tantas batallas consecutivas logra hacer que evolucione en un gran Golbat.

La batalla contra Marcial fue sencilla, los entrenadores del gimnasio no representaron ningún reto y su líder no hizo gran diferencia. Haruka, aún teniendo la Medalla Puño en su mano, se siente aburrida, está contenta por haber ganado, pero siente que a ese día le faltó acción. Al salir del gimnasio, choca contra alguien y cae al suelo, la persona le tiende la mano, es un nadador. Haruka se incorpora sin aceptar su ayuda, abre la boca para reclamarle pero las palabras no le salen, sus ojos se clavan en el gran bulto que se forma en su pequeña ropa de baño.

-Lo siento mucho-se disculpa el nadador-¿Te encuentras bien?

-¿Ah? Sí…sí-le responde Haruka, tardando en reaccionar-estoy bien…

-Tenía prisa por ir a retar al líder de gimnasio y no me fijé por dónde iba.

-No, descuida, yo también estaba distraída. Por cierto, creo que debes esperar unas horas para retar a Marcial, acabo de derrotarlo.

El nadador se desanima un poco, pero la muchacha conversa con él para pasar el rato hasta que sea hora de otro duelo. Haruka se muestra muy cariñosa y coqueta con su nuevo amigo, se ríe de sus bromas, le cuenta sobre su sueño de ser campeona y le toca la pierna de vez en cuando, pero deseando ponerle las manos encima a ese gran bulto que está a pocos centímetros de sus dedos.

Por fin es hora de que el nadador rete a Marcial, Haruka lo acompaña a la entrada del gimnasio, debe ir al Centro Pokémon para curar a su equipo así que lo toma por sorpresa abrazándolo por el cuello y dándole un apasionado beso en los labios, eso lo motiva y entra con muchas energías. Haruka ya tiene un plan, si su nuevo amigo gana, le dará un gran premio (creo que ya todos sabemos cuál), si pierde también le dará un premio pero de consolación. Victoria o derrota, ella saldrá ganando.

Cuando la adolescente sale del Centro Pokémon, ve al nadador parado fuera del gimnasio, su cara lo dice todo. Haruka se acerca y le pone una mano en el hombro, lo mira con una expresión de “hiciste lo que pudiste”, él le sonríe aún un poco deprimido.

-No te sientas mal, no es tu primera batalla y no será la última-lo consuela la muchacha.

-Supongo que debo entrenar más.

-¿Qué te parece siviajas conmigo hacia Ciudad Portual? Debe haber muchos entrenadores para que ganes experiencia.

El nadador duda unos segundos, pero termina aceptando. Ambos entrenadores caminan hacia el puerto en donde se encuentra la nave del señor Briney, quien se muestra bastante celoso cuando la ve acompañada.

-¿No le importa llevar un pasajero más?-le pide Haruka, sonriéndole y guiñándole un ojo.

El capitán acepta de mala gana, sube a la nave sin decir una palabra seguido por los jóvenes.

-Señor Briney, présteme una habitación por favor.

El viejo se sorprende, no esperaba que tuviera que compartir a su hermosa pasajera, en su mente crece la resignación al darse cuenta de que un anciano como él no puede competir con un joven atleta, seguro él la va a satisfacer más. Haruka adivina lo que está pensando, se acerca a él y le besa la mejilla.

-No crea que me he olvidado de que debo terminar de pagarle-le susurra con voz sensual-cuando lleguemos a Ciudad Portual tendrá...-le agarra la mano y la pone en su redondo culo-…su paga.

Haruka guía al nadador hacia la habitación, entran al pequeño espacio que cuenta sólo con una cama de plaza y media. La muchacha rápidamente se pone de rodillas y le acaricia las musculosas piernas mientras le restriega su rostro en el bulto.

-¿Estás segura de esto?-le pregunta el entrenador, sin poder creer la suerte que tiene de haber conocido a una chica así.

-Quiero animarte por tu derrota, relájate y disfruta.

Dicho eso, le baja la ropa de baño, liberando el pene y recibiéndolo en la cara. Es bastante grueso, lo devora con hambre, lo chupa con fuerza, lo succiona. El nadador está en su gloria, se le olvidó por completo su batalla contra Marcial, sólo puede pensar en que esa hermosa adolescente se la está chupando. Haruka se detiene un momento, saca una tira de condones, separa uno, abre el paquete y se pone el profiláctico en la boca, agarra de las caderas a su amante y vuelve a tragar el miembro, acomodando el condón con los labios conforme sus labios llegan a la base.

Durante todo el viaje por la ruta 107, Haruka se dedica a satisfacer al nadador con su boca, mueve la cabeza de adelante hacia atrás a gran velocidad, le masajea el pene con la lengua y los labios mientras que lo succiona con ayuda de sus mejillas. No le gusta el sabor del látex, pero tampoco quiere quedar mal con su nuevo amante, en caso de que se vean nuevamente. La ruta 108 los recibe y la muchacha ya se encuentra desnuda en la cama, el nadador se acerca, le separa un poco las piernas y lentamente se lo va metiendo, Haruka arquea un poco la espalda para facilitar el ingreso, el nadador la toma de la cintura y comienza a embestirla, primero lentamente hasta que las paredes vaginales se acostumbran al grosor del miembro y luego a mayor velocidad, haciendo que las tetas de la entrenadora se sacudan, ella gime con algo de fuerza.



En la cabina de comando, el señor Briney intenta no pensar en lo que sucede dentro de su nave, pero oír los gemidos de la hermosa adolescente no le ayuda, él es quien debería estar ahí con ella, odia no ser joven de nuevo, odia que Haruka haya tenido que recurrir a otro hombre y que además lo suba a su barco. Cuando ya pasaron la ruta 109 y la playa está a pocos metros, el capitán va a la habitación para avisarles que están por llegar. Los gemidos se hacer más y más fuertes conforme se va acercando, la puerta está abierta y al asomarse ve cómo el nadador se encuentra sobre la muchacha, follándola como si se tratase de un animal en celo. Ella rodea su cintura con las piernas, su rostro muestra una pervertida sonrisa y una mirada algo perdida.

-Sólo…sólo quería avisarles que ya llegamos…-dice el viejo.

-¡Ah! ¡Ah! ¡Deme…deme un momento…ya…ya salgo! ¡Ah! ¡Ahhh!

Briney se retira, vuelve a sentarse en el centro de control. A los pocos minutos ve a Haruka salir de la habitación, seguida por el nadador, quien le agradece por el viaje antes de bajar del barco. Haruka se acerca al capitán.

-Iré a la ciudad un momento y regresaré pronto-le dice, acariciándole los genitales por encima de la ropa-le demostraré cuan agradecida estoy con usted.

Se agacha para darle un beso en el bulto que comienza a formarse entre sus piernas y le dedica una sonrisa antes de salir del barco, rumbo a Ciudad Portual.



ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO ESTE CAPÍTULO, NO SE OLVIDEN DE RECOMENDAR EL BLOG A SUS AMIGOS. PUEDEN ENVIAR SUS RELATOS A: relatoshentai@hotmail.com


Ciudad Férrica ya no tiene nada que ofrecer a Haruka, ya habló con mucha gente del pueblo, ya obtuvo la medalla del gimnasio y algo más de su líder, Roxanne.Se dispone a curar a sus pokémon antes de marcharse por el norte de la ciudad, pero un grito llama su atención, ve a un sujeto correr, lleva un pañuelo azul en la cabeza y un objeto en la mano, detrás de él corre un hombre en bata de laboratorio, gritándole con el poco aliento que le queda.

-¿Qué ocurre?-le pregunta Haruka al hombre de bata cuando se acerca.

-Alguien...alguien me robó un importante artefacto-le responde el hombre, quien resulta ser empleado de la Corporación Devon.

-Descuida, iré por él-le dice Haruka, sonriendo por dentro al oírse tan heroica.

Corre detrás del sujeto, quien huye por la ruta 116 y se abre camino por la hierba alta, esquivando a los pokémon salvajes. Haruka sonríe, sabe que no tiene escapatoria, pasa entre los entrenadores que no tienen tiempo de retarla, pero ya los derrotará cuando tenga tiempo. La muchacha lo ve entrar al túnel Fervegal, el cual une a Ciudad Férrica con Pueblo Verdegal.

-Te tengo-dice Haruka en voz baja, sabe que el túnel está en construcción. Es un camino sin salida, sólo tiene que llegar a la entrada y vencerlo.

El túnel es bastante caluroso, se puede ver el vapor de agua en el aire, algunos temerosos Whismur se asoman por entre las rocas, sin atreverse a acercase. A unos diez metros aproximadamente se puede ver la silueta del ladrón, Haruka se acerca con cautela, con una mano en el bolsillo en donde guarda sus pokéballs y con la otra tanteando la pared, debido a que la visión es limitada, intenta no hacer ruido, dando pasos lentos, pero nunca falta una inoportuna piedra que hace ruido al ser pateada accidentalmente, arruinando su plan de atacarlo por sorpresa.

-¡Quién está ahí!-grita el ladrón, parece que él tampoco puede ver bien.

Al acercarse lo suficiente (y ya sin importarle si hace ruido o no) para verlo por completo, se da cuenta de que es otro miembro del Equipo Aqua, este se ríe burlonamente al ver que se trata sólo de una adolescente, le hace un gesto despectivo para indicarle que se largue de ahí, luego se da media vuelta para buscar una salida, ve a un pequeño Wingull a su lado, no parece ser suyo porque el pequeño se encuentra bastante confundido y asustado.

-Estás atrapado-le dice la entrenadora-el túnel aún no ha sido terminado.

-Jeje entonces sólo debo regresar y buscar otra salida.

-No si yo te detengo-lo reta-primero devuelve lo que robaste.

Ambos sacan su respectiva pokéball y la lanzan para iniciar la batalla.

Cuando la policía llegó al lugar, guiados por los testimonios de los entrenadores en el camino, se toparon con la sorpresa de que la hermosa entrenadora ya había derrotado al miembro del equipo Aqua. Ahora se están llevando al malhechor para interrogarlo, Haruka sale del túnel con el Wingull en los brazos. Un hombre de avanzada edad pero de aspecto rudo se le acerca.

-¡Mi Peeko!-grita el anciano-¡Salvaste a mi pequeño Peeko!

El pokémon salta de los brazos de Haruka hacia los de su dueño, frota su pico en su barba como muestra de cariño. El hombre se presenta como Briney, ex Capitán al mando del S.S. Anne, famoso crucero que recorre el mar de la Región Kanto.

-Si necesitas mi ayuda, sólo tienes que pedírmelo-le dice el señor Briney, mirando sus atributos disimuladamente, aunque Haruka logra percatarse pero se limita a sonreír-vivo en una pequeña caballa junto al mar, en la ruta 104.

El anciano le agradece una última vez y se marcha con su Wingull, la policía también le agradece a la muchacha y le recomienda que no se arriesgue de esa manera, el Equipo Aqua es de temer. Haruka regresa a Ciudad Férrica para curar a sus pokémon luego de la batalla de ayer y la de hace unos minutos, pasa nuevamente al lado de los entrenadores que están empeñados en retarla sea como sea, ya empieza a ganarse una fama por haber derrotado a Roxanne. La entrenadora les pide que la esperen para ir a curar su equipo antes, los deja con la promesa de volver (no lo hará).

Ya estando en el Centro Pokémon, se acerca al mostrador y le entrega las pokéball a la enfermera, esta se las lleva y las coloca en la maquina recuperadora. Mientras tanto, Haruka se sienta en uno de los sillones en la sala de espera, esta llena de gente entrando y saliendo, algunos bastante angustiados por el estado de salud de sus queridos pokémon y otros conversando muy alegres, compartiendo experiencias y estrategias de batalla. La enfermera anuncia que el equipo de Haruka ya está listo, la adolescente va a recogerlos y cuando se aproxima al mostrador se topa con una cara bastante familiar.

-¡Bruno!-grita contenta-¡Qué alegría verte!

El entrenador, hijo del Profesor Birch, voltea al oír a su amiga y rival luego de varios días, sorprende al verla llena de tierra y manchas verdosas de hierba, a lo que ella le cuenta sobre su pequeño altercado en el túnel Fervergal. Luego de prometerse encontrarse pronto y tener una buena batalla, los entrenadores se despiden. Bruno se dirige al norte y Haruka al sur, quiere ir al siguiente pueblo que se encuentra cruzando el mar. Vuelve a pasar por el Bosque Petalia, aprovecha para entrenar conforme aparecen pokémon salvajes y conseguir una que otra baya.

Nuevamente está en la ruta 104, necesita un barco, una balsa, lo que sea para poder continuar con su viaje. De pronto, una voz familiar la llama.

-¡Hey! ¡Hermosa!-el señor Briney le grita desde la puerta de su casa-¿Necesitas cruzar el mar?

Haruka se acerca y el hombre lo invita a pasar, es una cabaña bastante humilde pero bien ordenada y cuidada, el olor a mar está impregnado en los muebles, el pequeño Wingull que rescató se encuentra descansando sobre uno de los estantes.

-Con que quieres continuar con tu viaje, el pueblo más cercano es Azuliza.

-¿Sabe quién puede llevarme ahí? Quiero retar al líder de gimnasio.

-Yo te puedo llevar sin problemas.

-¿En serio? ¡Muchas gracias!-le dice Haruka, con un brillo en los ojos y una gran sonrisa.

-No es nada, muchacha. Te debo un favor.

Ambos salen de la caballa y se dirigen al pequeño mueve que se encuentra a su derecha, ahí está anclado el barco. Es una nave pequeña, pero muy moderna, blanca como las plumas de su Wingull. La entrenadora y el capitán suben, acompañados por el pokémon, el señor Briney se ubica en el centro de comando, el cual está compuesto por el timón y un sofisticado tablero lleno de botones y palancas. Haruka se sorprende al ver que el viejo puede dominar tanta tecnología.

-Cuando lleguemos a Pueblo Azuliza debes buscar a alguien que te lleve a Ciudad Portual, esa es la siguiente parada y es un viaje aún más largo.

-¿Usted podría esperarme para luego ir a la ciudad?

-Lo siento, hermosa. Debo regresar a casa, me dedico a dar paseos, con eso me gano la vida.

Haruka se muerde una uña, no quiere recurrir a los mismos métodos siempre, pero es mejor asegurar su transporte. Se para junto al capitán y pone una mano sobre su pierna, este se sorprende y la mira algo confundido, ella le responde con una mirada bastante pícara.
-Yo le podría pagar, no con dinero, pero…-se pone de rodillas frente a él, acariciando su miembro por encima de la ropa-…sí con algo mucho mejor.

-¿De...de qué hablas muchacha? ¿Qué haces?

-Apuesto a que nunca estuviste con una joven como yo-le dice mientras le saca el miembro del pantalón, lo acaricia y le pasa la lengua desde la base hasta la punta-y yo pienso ser muy agradecida, si es que te encargas de mi transporte.



Mientras la nave recorre la ruta 105, el señor Briney navega intentando concentrarse, la mitad de su cerebro está pendiente del camino y la otra mitad, de las increíbles mamadas que le está dando la entrenadora, quien se lo chupa con mucho esmero. Haruka se traga su pene completo, tiene un tamaño aceptable para alguien de su edad, un sabor fuerte y sus testículos se sienten pesados, cargados de semen que no ha sido extraído durante años. Al llegar a la ruta 105, el viejo le llena la boca de semen, es una gran cantidad y el semen es algo amargo, pero ella lo traga sin protestar, luego lo sigue chupando durante el resto del viaje.

Por fin llegan a Pueblo Azuliza, el señor Briney suspira bastante complacido. Haruka se saca el pene de la boca, sorbiendo al llegar a la punta.

-Ah…ah…eres una muchacha bastante cariñosa…ah…

-Y usted, un viejo bastante vigoroso-le responde, mirándolo a los ojos mientras sonríe y dándole un sonoro beso en el glande-Me esperará ¿Verdad?

-Sí..sí...ve tranquila.

-Esta sólo fue la mitad del pago por tus servicios-le dice Haruka al ponerse de pie y darse media vuelta-si quieres esto-se agarra una nalga-deberás llevarme a Ciudad Portual.


La entrenadora baja de la nave y va camino al Centro Pokémon, con la satisfacción de tener transporte marítimo asegurado.



Como todas las mañanas, Rosa va al gimnasio que se encuentra a un par de kilómetros de su casa. El problema es que debe pasar por un barrio algo peligroso y sus atributos llaman la atención de los pandilleros que frecuentan la zona. Sus silbidos y las obscenidades que le gritan ya no son molestia para ella, los ignora por completo. Luego de realizar su rutina en el gimnasio, regresa a casa usando su sudada ropa de deporte, cosa que la hace destacar todavía más. Su mojada camiseta permite una mejor apreciación de sus enormes tetas, mientras que su ajustado pantalón entalla su redondo culo y sus firmes piernas. Camina rápido para ver y oír lo menos posible a esos desagradables sujetos.

Al llegar a casa, decide tomar una ducha caliente para relajar los músculos, pero su perrito no deja de ladrar ni bien la ve entrar, quiere que lo saque a pasear. Rosa suspira, coge la cadena y abre la puerta antes de agacharse para ponérsela, su mascota dale corriendo, ella le grita que regrese pero no le hace caso. La muchacha corre tras él, sin darse cuenta corre hacia el peligroso barrio por donde odia pasar, mira a todos lados, no hay señal de su perrito. Una mano la toma por sorpresa, tapándole la boca, otra la agarra de la cintura y juntas la arrastran hacia un oscuro callejón.

Entre la oscuridad, Rosa logra reconocer a los pandilleros que siempre la molestan al pasar, forcejea para liberarse pero es inútil, oye sus risas pervertidas y comentarios sucios. La manosean descaradamente, aprovechando que nadie puede verlos, la desnudan rápidamente. Uno de ellos saca un arma y le apunta a la cabeza antes de destaparle la boca, la amenaza con matarla si grita o se resiste, ella asiente entre lágrimas. Le exigen que se pone de rodillas, Rosa obedece, al levantar la cabeza ve que se están sacando los miembros del pantalón. Para evitar que la lastimen, los masturba, se los chupa aguantando las náuseas, tienen un sabor fuerte, algo salado y rancio, típico de alguien que no se baña seguido. Conteniendo las arcadas, le da placer a cada uno, ellos se corren en su boca, algunos la fuerzan a tragarse el semen. Mientras Rosa les chupa los miembros, oye cómo la insultan, cómo la humillan, le toman fotos con sus celulares, azotan sus tetas y sus nalgas, soban sus asquerosos penes por su cuerpo, ella sólo desea que todo se trate de una pesadilla.

Uno de los hombres se sienta en una polvorienta caja junto a un bote de basura, les pide a sus secuaces que la pongan sobre él, la abraza por la cintura y le penetra la vagina. Rosa suelta un gemido para nada placentero, su cuerpo es recorrido por un escalofrío cuando siente que le separan las nalgas, lamentablemente sabe lo que ocurrirá. Otro de los sujetos le penetra el ano de golpe, haciéndola gritar, acaricia esas maravillosas nalgas mientras mete y saca su pene. Rosa llora desesperadamente, quiere gritar pero su vida está en juego, sólo le queda tragarse la impotencia y obedecer.



Uno tras otro, los sujetos le penetran el culo, corriéndose dentro y en sus nalgas. El que se la mete por la vagina, quien parece ser el líder, la disfruta durante varias rondas, chupa y muerde sus enormes tetas, le jala los pezones con los dientes. Rosa se siente tan repugnante, como un sucio juguete sexual, su cuerpo se sacude por las violentas penetraciones de esos malditos que se atreven a usarla de esa manera. La arrojan al suelo sucio y mojado, uno por uno se acuestan sobre ella y su vagina recibe nuevamente sus miembros, la muchacha cierra los ojos con fuerza, piensa que si no ve nada la experiencia será menos horrenda. Está equivocada.

Unos de los hombres eyaculan dentro de ella, otros sueltan el esperma sobre sus nalgas y espalda. Rosa sólo quiere despertar de esa terrible pesadilla, pero los hombres no le dejan olvidar que se encuentra en esa situación. El líder la levanta jalándola del brazo, la besan en contra de su voluntad, luego la recuestan en el bote de basura, siente el frío metal en su abdomen, sin mencionar las manchas de basura líquida y la goma de mascar pegada a la tapa. Nuevamente es turno de su ano, se turnan para tomarla de las caderas y penetrarla por el culo, Rosa gime y llora pero eso logra excitarlos más. Mientras se divierten con su ano, la nalguean con fuerza, le gritan obscenidades, se burlan de ella y comentan (usando palabras vulgares) sobre sus maravillosos atributos. En esta ronda, todos acuerdan acabar dentro, quieren que su culo sea su depósito de semen, quieren desahogar las ansias sexuales que generó en ellos cada vez que pasaba, sienten que es culpa de ella por tener tan buen cuerpo y “provocarlos”. Están motivados, la embisten como bestias en celo, le estrujan las nalgas, le ensanchan el ano con cada brutal embestida y las penetraciones no cesan hasta que cada uno queda completamente seco.


A la mañana siguiente, el camión de basura se detiene en la calle, el encargado de recogerla se acerca a los botes y se sorprende al ver a la muchacha tendida en el suelo, desnuda, con la mirada perdida, los ojos rojos y llorosos, el cuerpo cubierto por una capa de semen y sus deseos de vivir esfumándose poco a poco.


ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO EL RELATO, NO SE OLVIDEN DE COMPARTIR EL BLOG CON SUS AMIGOS. PUEDEN ENVIAR SUS CREACIONES A: relatoshentai@hotmail.com
Sabrina no sólo es una de las mejores entrenadoras de la región Kanto, es la líder de gimnasio de Ciudad Azafrán, su especialidad son los pokémon del tipo psíquico. Hace unos meses atrás capturó un Drowzee mientras caminaba por las afueras de la Cueva Digglet, el pokémon no se compara con los de su equipo pero es fuerte, así que decidió entrenarlo. Ahora ese Drowzee se encuentra a pocos niveles de evolucionar, cuando lo haga, formará parte del equipo.

Tras un riguroso entrenamiento, el Pokémon es cubierto por la brillante luz característica de la evolución, su cuerpo aumenta de tamaño, su silueta cambia y finalmente muestra a un gran Hypno. Sabrina está más que contenta con el cambio, ahora será mucho más poderoso, se acerca a él y lo felicita acariciando el pelaje de su cabeza, el rostro del pokémon impide saber en qué está pensando. Sabrina lo abraza, está muy orgullosa de él, pero al bajar la mirada se queda boquiabierta al ver el enorme miembro que cuelga entre sus piernas. Se separa de él, sintiéndose culpable por haber ocasionado eso, no debió ser tan cariñosa, el pokémon levanta su mano derecha y el péndulo comienza a oscilar. La vista de Sabrina se nubla, luego todo queda completamente oscuro, siente su cuerpo entumecido, flotando en el vacío. Es consciente de que fue hipnotizada, quizá Hypno es tan fuerte que no puede controlarlo.

Varios minutos de lucha mental se llevan a cabo, los poderes psíquicos de Sabrina luchan contra los de su pokémon, parece que por fin está funcionando, comienza a sentir su cuerpo sacudirse, pero aún no entiende por qué. Al haberse librado casi por completo, se da cuenta de la terrible situación, ella se encuentra sobre el Hypno, quien la hace brincar sobre su miembro. Su cuerpo aún se siente algo entumecido, pero ya puede sentir el pene entrando y saliendo de su vagina, al inicio se encuentra asustada, lucha por librarse, pero poco a poco va descubriendo un gustito en todaesa situación, le cuesta evitar disfrutarlo aunque no lo quiera demostrar, no debe permitir mostrar debilidad ante su pokémon, ella es la entrenadora.
El astuto Hypno se percata de que Sabrina lucha cada vez menos mentalmente, y su cuerpo se encuentra más relajado.

Sí, lo está disfrutando.

La libera del “trance hipnótico”, haciéndola tomar el control de su cuerpo nuevamente. Sabrina por fin logra sentir por completo el pene de su pokémon, a eso ya no se puede resistir, comienza a gemir y gritar de placer, ya no le importa si los otros entrenadores del gimnasio la escuchan, ningún hombre la había hecho sentir tan mujer.

La primera corrida del Hypno llena por completo el vientre de su entrenadora, la levanta para que el semen pueda salir y la encaja en su miembro para retomar las penetraciones. Sabrina pone de su parte moviendo las caderas en círculos, las tetas le rebotan por los brincos, se recuesta sobre su pokémon, quien la tiene fuertemente agarrada de la cintura, apoya la cabeza en su hombro, mirando al techo y con la lengua colgando de su sonriente boca. Siente la respiración agitada del Hypno, jadea y gruñe muy cerca de su oído, y agregando los orgasmos consecutivos,se pierde poco a poco en el indescriptible e infinito placer.



El Hypno se corre nuevamente, la deja caer al suelo boca abajo, su pene sigue dentro, así que la toma de las caderas y la embiste una vez más. Sabrina ya no puede gemir, ahora sólo jades semiinconsciente, la lujuria la atrapó por completo. Los gruñidos del pokémon se oyen cada vez más agresivos, señal de que también está muy excitado, la penetra con violencia, sin miedo a destrozarla, dispuesto a usar a su entrenadora hasta quedar completamente satisfecho.

Cuando Sabrina despierta, se encuentra tirada en el suelo, el Hypno ya se encuentra dentro de la pokéball, ella sonríe. Teniendo un nuevo favorito en su equipo, sin mencionar que ya es más fuerte que Alakazam, la líder de gimnasio brinda batallas más duras a los entrenadores que osan retarla. Y, entre batalla y batalla, Sabrina lleva a su pokémon a una habitación privada para agradecerle por su esfuerzo dándole una mamada.


ESPERO QUE HAYAN DISFRUTADO EL RELATO, NO SE OLVIDEN DE RECOMENDAR EL BLOG A SUS AMIGOS. PUEDEN ENVIAR SUS RELATOS A: relatoshentai@hotmail.com
La paz reina en la ciudad de Karakura, uno que otro hollow aparece pero, luego de la batalla contra los fullbringers, es un mal menor. Las clases transcurren con total normalidad y, para algunos estudiantes, conseguir un empleo es importante. Orihime, quien vive sola, ya que sus padres y su hermano murieron años atrás, necesita un empleo para poder solventar sus gastos, pero no quiere descuidar la escuela, necesita trabajar pocas horas y que la paga sea suficiente. Como la adolescente es bastante torpe, es despedida a los pocos días de ser contratada y las opciones de trabajo se van agotando. Muchos hombres le han pedido que pose para una que otra revista, debido a su muy buen físico, pero no es algo que le interese.

Lamentablemente el dinero escasea, con cada día que pasa debe limitar más y más sus gastos. ¡Necesita trabajar!. Una amiga suya le recomienda que aproveche sus atributos, puede atender a estudiantes y obtener un buen dinero a cambio de su compañía. Increíblemente, Orihime lo considera, trabajaría en la escuela durante las horas de descanso o después de clase. Luego de pensarlo bien, decide aceptar, su amiga le conseguirá el primer cliente.

Al día siguiente, Orihime recibe un mensaje de texto durante la clase, es el cliente. Le pide que lo vea durante el descanso, en la biblioteca del viejo edificio (lugar no visitado por los estudiantes), la muchacha le confirma su asistencia. Al sonar la campana, camina hacia el lugar acordado, el estudiante ya la está esperando ahí, seguro se saltó las clases. Orihime la saluda, ambos muestran señas de ser novatos respecto a esos asuntos, el estudiante le pide comenzar, se le oye bastante ansioso, pero antes de eso, Orihime le explica las reglas (recomendadas por su amiga).

-No tomar fotos ni filmar.
-El pago es por adelantado.
-No invitar amigos, es un servicio personal.
-El servicio termina apenas el cliente eyacule.

La muchacha se acerca a él y se pone de rodillas (luego de recibir el dinero), le baja los pantalones (imitando lo que vio accidentalmente en un vídeo pornográfico), se sorprende al ver un pene por primera vez, está bastante duro. Como si se tratase de una paleta helada, lo lame y lo chupa, es su primera vez dando placer con la boca (o con cualquier parte de su cuerpo), pero parece que el estudiante no lo sabe, él igual se siente en el paraíso.

A los pocos minutos de haber comenzado, el estudiante se corre en la boca de la muchacha, ella se traga el semen (más por curiosidad que por contentar al cliente), el sabor le parece raro, pero no desagradable. Orihime se pone de pie y le agradece, da media vuelta y camina hacia la salida. El estudiante la agarra de la muñeca, le pide que no se vaya, que lo haga nuevamente, incluso saca algunos billetes más desu bolsillo. La muchacha lo piensa, faltan cinco minutos para que termine el descanso, pero si se esfuerza puede hacerlo acabar en menos tiempo.



Tras haber aceptado, Orihime le chupa el miembro nuevamente, aunque esta vez con mayor tenacidad, lo agarra de las nalgas para sostenerlo y le pone todo el empeño del mundo a su trabajo, ella cree estar haciéndolo bien, así lo hicieron en el vídeo que vio. El estudiante jadea bastante excitado, la agarra del cabello y la jala hacia él. Orihime siente los testículos rozando su barbilla cada vez que mueve la cabeza.


La segunda (y última) corrida es tragada por la joven, se incorpora nuevamente y se pasa el dedo por los labios para limpiarse el semen residual, luego los chupa. El estudiante está más que agradecido, le promete ser un cliente habitual y recomendarla con sus amigos, pero ella le pide que no lo haga, no quiere ganarse una mala reputación en la escuela, obviamente se sabrá poco a poco sobre los servicios que ofrece, pero quiere que no se arme un gran escándalo ni que se divulgue el chisme, ella seleccionará sus clienteso le pedirá a su amiga que se los consiga. Se despiden justo en el momento en que suena la campana, cada uno va en dirección a su aula. El alumno, fantaseando, recordando los maravillosos minutos y Orihime, contando su dinero.


ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO EL PRIMER CAPÍTULO DE ESTA MINISERIE, NO SE OLVIDEN DE RECOMENDAR EL BLOG A SUS AMIGOS. SI QUIEREN MANDAR SUS RELATOS, PUEDEN HACERLO A: relatoshentai@hotmail.com
HOLA A TODOS, HOY LES TRAIGO UN RELATO DEDICADO A MI QUERIDA AMIGA @hentasex, QUIEN CUMPLE AÑOS Y EL MEJOR REGALO QUE LE PUEDEN DAR ES SEGUIRLA EN TWITTER.


Se acerca el 28 de abril, día en que María cumplirá 21 años. Sus celebraciones siempre fueron familiares y algo aburridas, pero este año debe ser diferente, quiere hacerlo como lo hizo su amiga Queen*. Por suerte todavía tiene varios días para poder planear todo, llama a su amiga antes mencionada y le pide que le de los números de los hombres que la visitaron en su cumpleaños, luego llamó a uno por uno, presentándose y ofreciéndoles la oportunidad de volver a disfrutar de una fiesta espectacular. Como era de esperarse, ellos aceptan sin dudarlo, ahora sólo falta buscar un lugar, no puede ser en su casa porque sus padres la controlan demasiado, tener a una hija tan hermosa, con un cuerpo bien formado y unas tetas bastante grandes les hace tener más cuidado con ella para que no se le acerquen hombres malintencionados. Qué ingenuos, no tienen idea de lo pervertida que es su hija.

Tras consultarlo con Queen y otras amigas, decide que la fiesta tendrá un motivo de disfraces, ella se disfrazará de Boa Hancock (uno de sus personajes favoritos), esa ropa definitivamente la sabrá lucir muy bien.María ya consiguió un lugar, su prima viajará con su novio y le dio permiso de usar su departamento, con la condición de no dejar un desastre (obviamente, su prima no sabe lo que piensa hacer). La muchacha compra las bebidas y la comida en el supermercado, aunque sabe que el plato principal será ella, los hombres la miran asombrados pero ella ya está acostumbrada a que babeen al ver sus tetas de gran tamaño.

Al llegar el día, María se arregla tal y como lo planeó(consiguió el disfraz por internet), es la viva imagen de Boa Hancock. Les envía un SMS a los hombres, dándoles la dirección y la hora, luego habla con sus amigas para confirmar que estarán presentes. Se mira al espejo antes de salir, acomodándose los pechos dentro de la ropa y pasándose la mano por el cabello, sonríe vanidosamente y toma un taxi tras haber cerrado la puerta principal.



El departamento está bastante arreglado, coloca la comida y bebida en la mesa, va a la cocina por vasos, quiere que todo esté listo para la gran fiesta. Llaman a la puerta, son sus amigas, la abrazan para felicitarla y le entregan sus regalos, los cuales son bastante peculiares: Bragas comestibles, vibradores, consoladores, entre otros.

Vuelve a sonar la puerta, los hombres van entrando de uno en uno, se sorprenden al ver a tantas bellezas juntas, sonríen al ver que su vieja amiga Queen (disfrazada de AsukaKokawa) también está presente. Son mucho menos que en el cumpleaños de su amiga, uno de ellos les explica que se debe a que algunos viajaron por negocios y otros ya se comprometieron o casaron, al menos María podrá disfrutar a los veinte que asistieron.

El brindis es rápido, todos quieren pasar al evento principal. María se para en medio de la sala, rodeada por los hombres, quienes la besan y manosean, sus amigas se encargan de alentarla y tomar fotos o filmar. La cumpleañera les baja los pantalones a sus invitados, acaricia sus miembros para ponérselos duros, se agacha para lamerlos y chuparlos. Los hombres están más que contentos con las grandes habilidades de la muchacha, le piden de forma vulgar que siga chupando, ella se calienta al oír sus palabras. Uno de los hombres la agarra de la cabeza con ambas manos y le folla la boca a gran velocidad, haciéndola atragantar. Otro manosea sus tetas, metiendo la mano por debajo de la ropa y estrujándoselas. Un tercero aprovecha que se encuentra agachada y le da fuertes nalgadas. Los demás la acarician o se masturban viéndola.

Las otras muchachas se calientan al ver la escena, pero no pueden intervenir porque se trata del cumpleaños de su amiga, Queen recuerda las fuertes cogidas que le dieron aquellos hombres. María logra que varios se corran, los hombres se van turnando, ella se quita la ropa para poder ser usada con mayor comodidad. Su vagina está bastante húmeda, lo que facilita la penetración. La cumpleañera engulle los miembros uno por uno o de a dos, al mismo tiempo en que siente cómo los otros entran y salen de su vagina, también puede sentir sus nalgas chocar contra los cuerpos de sus nuevos amantes.

Habiendo hecho que los primeros acaben, otros toman su lugar, la penetran con violencia, una de sus tetas se sacude, la otra está siendo masajeada. El segundo grupo termina y rápidamente toma su lugar el tercero, sin darle tiempo a descansar. Uno de los hombres, en vez de usar su vagina, le separa las nalgas y presiona su ano con el glande, lo va metiendo poco a poco, está bastante apretado. María no tiene mucha experiencia respecto al sexo anal, pocos penes han entrado en su culo, pero parece que lo está disfrutando. La cumpleañera puede oír a sus amigas comentando, puede ver los destellos de los flashes de las cámaras. Lo que más le calienta es escuchar las obscenidades que le gritan los hombres mientras la penetran o le frotan sus penes por todo el cuerpo.

La alfombra de la sala ya se encuentra manchada de semen, al igual que las nalgas, espalda, tetas y cara de María, quien sigue siendo usada como muñeca inflable, sin piedad, sin descanso. Pero esto no le molesta a la muchacha, al contrario, esta agotada pero sumamente complacida ton tan maravillosos sementales, no parecen cansarse, no se preocupan por si le duele o disfruta, sólo piensan en el placer que ellos sienten, la insultan, la humillan, algunos escupen sobre su espalda y ser denigrada de esa manera la excita como nunca lo hubiera imaginado.

Cuando todos ya la han penetrado, deciden cambiar de posición, la acuestan boca arriba sobre la pegajosa y empapada alfombra. Uno de los hombres se acuesta sobre ella, a la altura de su rostro y aprovecha el peso de su cuerpo para meter el pene completo en su boca, mueve las caderas a gran velocidad al follársela. Otro de ellos se pone sobre su abdomen, mete el pene entre sus tetas y se masturba con ellas, presionándolas contra su miembro. Un tercero le separa las piernas y la penetra con fuerza desde el inicio. María nunca había sido usada de esa manera, apenas puede pensar, la lujuria y el goce la tienen aturdida, las voces de los hombres y de sus amigas se oyen lejanas, el penetrante olor del semen llena sus fosas nasales.



Queen se encuentra bastante mojada, se pasa los dedos por la vagina disimuladamente, se muerde el labio interior mientras se visualiza a sí misma entre esos hombres, siendo cogida de esa manera tan brutal. Pero no se equivoquen, no es una envidia mala, también está feliz por ver a su amiga en esa situación.Eso sí, planea llevarlos a su casa luego de la fiesta. María tose un poco, por la falta de aire, el hombre encargado de su boca saca su miembro para dejarla respirar bien y a los pocos segundos vuelve a meterlo.


Ronda tras ronda, la cumpleañera es penetrada, llenada y cubierta. Siente el cuerpo pegajoso, los músculos adoloridos y un ligero ardor en los agujeros, debido a los constantes mete y saca. Los hombres la sueltan, ya agotados y con los testículos completamente secos, ellos también sienten ardor en sus penes, fue una fiesta maravillosa. María no se puede parar, las piernas le tiemblan por los múltiples orgasmos, jadea bastante cansada, con una sonrisa que demuestra lo satisfecha que ha quedado. Los hombres se visten y se van, Queen se siente algo decepcionada por no poder llevarlos a su casa. Con ayuda de sus amigas, la cumpleañera logra sentarse, la felicitan por su arduo trabajo y entre todas comentan sobre lo sucedido, intercambian las fotos y los vídeos para tener espectaculares recuerdos del cumpleaños.


*Referencia a los relatos sobre los cumpleaños de @Hentai___Queen

- Copyright © RELATOS HENTAI Y MÁS - Devil Survivor 2 - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -