Popular Post

ENTRADAS POPULARES

Recent post

A Lucy le llama la atención un anuncio, es la misma misión que cumplió Erza en el nuevo bar nocturno de la ciudad, su compañera no quiso contarle los detalles de lo que tuvo que hacer en ese lugar y la rubia parece sentir bastante curiosidad, toma el papel y regresa a casa para prepararse. Esa misma noche se presentó en el lugar, siendo recibida por el bajito dueño.

- ¡Pero si es otra belleza del Fairy Tail! - exclama, besando su mano - pase jovencita.

Ingresan juntos al bar, el hombrecillo le enseña el lugar, le habla sobre su papel, le recuerda la misma frase que a Erza: "No te niegues a nada de lo que te pidan". Lucy recibe su uniforme de trabajo, corre al baño para cambiarse. Es un vestido bastante entallado de color azul, con una falda bastante corta que apenas logra cubrir sus nalgas, unas largas y blancas medias adornan sus piernas. Todos los clientes que van llegando se quedan boquiabiertos al verla.

La muchacha realiza su labor maravillosamente, sabe atender a los clientes, sabe mantenerlos contentos, es muy buena para eso. Pero uno de ellos, sentado en la última mesa, sólo la mira mientras se bebe una botella de whisky. Finalmente hace un gesto con la mano para llamarla, ella acude inmediatamente.

- Eres del Fairy Tail ¿No? - le pregunta.

- Sí, mi nombre es Lucy Heartfilia - se presenta - ¿En que lo puedo atender?

- ¿Sabes? Tu amiga Erza trabajó aquí la otra noche - se pone de pie y se acerca a la camarera - y me atendió muuuuy bien.

El cliente hace otro gesto con la mano, esta vez llamando al dueño del bar.

- ¿Todo bien, señor? - pregunta el pequeño hombre al acercarse.

- ¿Tiene alguna habitación o algún ambiente privado? - solicita el cliente, abrazando por la cintura a Lucy.

Ya estando en la habitación, para la cual el cliente tuvo que pagar una gran suma, el hombre se desnuda y le pide que haga lo mismo. Lucy, recordando lo que le dijo su jefe temporal, obedece y se pone de rodillas, acerca el rostro a su entrepierna y engulle el miembro. El hombre la agarra del cabello con ambas manos y comienza a mover las caderas, ensanchándole la garganta con el glande y golpeándole la barbilla con los testículos.

- Ah...ah...vaya, eres bastante buena - la felicita el hombre entre jadeos - eres tan buena como Erza.

"Así que esto hizo Erza cuando vino a trabajar aquí", piensa Lucy. Le guste o no, esto es parte de su misión y debe dar lo mejor de sí, se esfuerza por chupar el pene con toda su habilidad, usa su lengua y mejillas para complacer a su cliente, quien obviamente lo está pasando en grande, tanto que se corre a los pocos minutos, llenándole la boca a la sexy rubia.

Buscando que el cliente siga feliz, Lucy se traga la corrida y se lo chupa otra vez, haciéndolo de manera más intensa y profesional. El cliente está sorprendido y complacido por su iniciativa, se mueve al ritmo del vaivén de su cabeza.

- Parece que estás hambrienta ¿Eh?

- Mmhnmh.

Lucy abre la boca lo más que puede y con ayuda de su mano se mete también los testículos, los masajea con las mejillas y los almacena ahí mientras el pene ocupa su garganta, forzándola a respirar dificultosamente por la nariz. Se saca los genitales de la boca, tomando grandes bocanadas de aire, lo masturba a velocidad constante y le da una que otra lamida al glande.

- Vamos, ponte de pie y date la vuelta - le ordena el hombre con suaves golpecitos en la mejilla, ella obedece.

Ya estando en posición, Lucy menea el culo para incitarlo aún más, se agacha y apoya en un mueble. Su cliente la toma de las caderas y desliza el miembro entre sus redondas nalgas, las presiona para sentirlas abrazando su pene y así va logrando que su vagina se humedezca.

- Tienes...tienes un...ah...ah...un culo maravilloso...



Deja de presionar sus nalgas e introduce el miembro en su ano, haciéndola soltar un gran grito que abre paso a repetidos jadeos y gemidos cuando comienza a embestirla. Lucy cierra los ojos y sincroniza sus movimientos con los de su cliente, recibe algunas nalgadas y siente cómo le lame la parte desnuda de la espalda y el cuello, le susurra al oído una gran cantidad de obscenidades y le mordisquea la oreja.
Luego de inundar su culo con una abundante corrida, retira el miembro de su ano y, sin darle tiempo a descansar, le penetra la vagina. La maga gime de placer, es por trabajo, pero eso no significa que no pueda disfrutarlo, llevaba meses sin algo de acción. Oye sus nalgas chocando contra el cuerpo de su cliente, se desabotona la parte superior del vestido, liberando sus tetas, las cuales se sacuden por la intensidad de las embestidas. El hombre la rodea con los brazos para agarrarle los pezones con los dedos, le amasa las enormes tetas, esas tetas que enloquecen a todo hombre que conoce a Lucy.


Cuando se oye el cantar de las aves y el sol se asoma por el horizonte, Lucy se encuentra sentada en el suelo, bastante agotada. El hombre ya se fue, dejando un fajo de billetes en la mano de la maga.
La tranquilidad reina en el gremio de Fairy Tail, durante varias semanas sólo han recibido misiones simples y eso le agrada a la hermosa Erza Scarlet, quien quiere descansar un poco de las batallas y realizas tareas sencillas. Una misión llama su atención, han abierto un nuevo bar en la ciudad y solicitan hermosas mujeres para atenderlo la noche de la inauguración. Es extraño que hagan una petición así en el gremio, pudiendo buscar jovencitas que se dedican específicamente a eso, pero aún así acepta. En el anuncio están indicados la hora y el lugar, sólo debe esperar a que anochezca.

El bar se ve bastante elegante, pero da la impresión de ser muy selectivo, como si en el interior ocurrieran cosas que no son aptas para cualquier persona, tiene un aura de clandestinidad. Erza entra mostrando el anuncio, el vigilante la deja pasar y dentro es atendida por un hombre bastante mayor, algo bajito pero vestido con ropas caras, es el dueño del lugar.

- Mi nombre es Erza Scarlet - se anuncia la joven - estoy aquí por el trabajo.

- Bienvenida señorita - la saluda el viejo, mirándola de pies a cabeza - era cierto que las magas del Fairy Tail son las más hermosas.

El dueño le habla sobre lo que debe hacer: cómo atender a los clientes, qué decirles, qué no decirles, los precios de las bebidas, las reglas del lugar y uno que otro truco para que las personas sigan consumiendo.

- Y no lo olvides, el cliente siempre tiene la razón, nunca te niegues a nada de lo que pidan...siempre y cuando paguen por ello.

- Entendido - responde Erza, un poco intrigada por lo último.

- Ah, lo olvidaba - el hombrecillo toma una bolsa de la mesa más cercana y se la alcanza - este es tu uniforme de trabajo.

El traje de camarera está conformado por una falda y una blusa naranjas con un poco de blanco, unas largas medias (blancas) y uno que otro adorno con los colores mencionados. Erza usa su magia, su cuerpo es cubierto por una luz cegadora, la cual desaparece poco a poco, mostrándola ya con su nuevo atuendo.

- ¡Espléndida jovencita! - la alaba el viejo - luces verdaderamente preciosa.

- Muchas gracias, ahora iré a cumplir con mi misión.

Durante las primeras horas de atención, Erza fue la camarera más solicitada, los hombres pedían todo tipo de bebidas sólo para poder tenerla cerca y hablarle, las mujeres miraban con envidia cómo sus novios o esposos eran hipnotizados por su belleza. Pasada la media noche, gran parte de la clientela ya se había retirado (algunos por falta de dinero y otros siendo jalados de las orejas por sus mujeres), eso hacía que la atención sea más sencilla.

- ¡Hey, preciosa! - la llama uno de los clientes, algo pasado de copas - ¡Tráeme una botella de whisky!

- Aquí tiene - le entrega el pedido inmediatamente.

- Vaya, sí que eres toda una bella mujer - el cliente le toca el culo.

Erza está a punto de reaccionar y golpearlo, pero recuerda lo que le dijo el dueño del local: "Siempre debes mostrar una sonrisa y nunca contradigas al cliente, haz todo lo que te pida". La pelirroja fuerza una sonrisa, no quiere fracasar en su misión, se retira rápidamente. A los pocos minutos la llama el mismo sujeto.

- Quiero que bailes para mi amigo y para mí, te pagaré bien.

Erza no sabe que hacer, nunca ha bailado, así de decide moverse, según ella, sensualmente. El cliente la detiene, definitivamente lo hizo desastrosamente mal.

- Ya sé, mejor nos brindarás un servicio un poco más...privado.

Ambos clientes se ponen de pié y la conducen a la parte más alejada del lugar, todas las mesas están vacías y los pocos clientes que hay cerca de la entrada ni les prestan atención.

- Serás una buena chica y nos harás pasar un buen momento - le dice, sacando un grueso fajo de billetes - a menos que quieras que nos vayamos con una mala impresión del bar.

- Está...está bien, lo haré... - accede Erza, sin quitarse de la cabeza "debes hacer todo lo que pidan".

Inmediatamente la sexy pelirroja se pone de rodillas, le baja el cierre del pantalón al sujeto y saca el miembro, el cual acaricia para provocarle una erección, lo lame desde la punta hasta llegar a la tela de la ropa, lo chupa lentamente, tragándoselo centímetro a centímetro.

- ¡Hey! No te olvides de mí - reclama el otro hombre, poniéndose al lado.

Durante varios minutos, Erza les chupa y sacude los miembros, a veces por turnos, a veces al mismo tiempo. Los hombres cometan  entre ellos lo bien que lo hace la muchacha, la agarran de la cabeza y la fuerzan a mamar con mayor intensidad, a ella no le queda más remedio que obedecer y esforzarse por realizar su trabajo lo mejor posible.

- Suficiente calentamiento, es hora de lo principal - dice el cliente.

Mira a su amigo y le hace un gesto con la cabeza para darle indicaciones, él comprende y se para detrás de la hermosa camarera, la toma de las caderas y la levanta de ahí, ella queda agachada con el rostro a pocos centímetros de un pene y con el culo muy cerca del otro. Erza retoma las mamadas, lo chupa con mayor destreza que antes, se traga completo el míembro, sus labios llegan a la base y su nariz toca la pelvis. Usa su lengua para masajearle los testículos.

- Sigue así, lo haces bastante bien - la felicita uno de los clientes.

- Me toca probar tu culo, prepárate - le advierte el otro.



Erza suelta un grito ahogado cuando el otro pene ingresa bruscamente en su ano, ensanchándolo sin estar listo. El sujeto se queda quieto durante algunos segundos, luego comienza a mover las caderas de adelante hacia atrás, ella mueve las suyas al ritmo. El cliente al que se la chupa, le desabotona la blusa, liberando sus grandes tetas, masajea una y luego la otra. Las manos estocadas que Erza recibe en el culo son lentas pero bastante fuertes, de su ocupada boca salen excitantes gruñidos y gemidos, mientras sus labios recorren todo el largo del pene que está mamando.

-Cambiemos, cambiemos - le indica el cliente a su amigo luego de correrse en la boca de Erza e inflarle las mejillas.

Rotan lugares e inician una segunda ronda. Erza, buscando que estén satisfechos con su trabajo, usa su magia para que el uniforme desaparezca, quedando completamente desnuda. El hombre que está a cargo de su culo la nalguea con fuerza, la toma de las caderas y la embiste lo más rápido que puede.


- Ah...ah...qué buena camarera eres...ah...

- Sí, vendremos todas las...ah...todas las noches para que nos atiendas...

Mientras Erza es follada por ambos extremos, piensa: "Ellos no saben que estaré aquí sólo esta noche". Cierra los ojos y sacude el cuerpo, esforzándose por mantener contentos a tus clientes.


La noche siguiente, el dueño del bar se sorprende bastante al ver a Erza ahí, esta vez, presentándose como voluntaria.
ANTES DE COMENZAR CON EL RELATO, QUISIERA HABLARLES SOBRE ESTE PERSONAJE AÚN DESCONOCIDO PARA MUCHOS, PERO QUE, LUEGO DE SABER MÁS SOBRE ELLA, ESTOY SEGURO DE QUE LA AMARÁN.


Gwen Stacy es una adolescente normal, va a la escuela y es integrante de una banda, nunca imaginó diferente su vida hasta el día en que una araña radioactiva la picó y adquirió una fuerza sobrehumana, entre otras habilidades. En este universo, obviamente Peter nunca se convirtió en Spider-man, es un estudiante que sufre de maltratos por parte de sus compañeros. Gwen, con la mejor intención del mundo, lo defendía de esos abusivos, lamentablemente sólo empeoraba las cosas, ocasionando que se burlen aún más de él por el hecho de que una chica lo tuvo que proteger. El desenlace fue terrible, Peter decidió vengarse de ellos usando sus conocimientos científicos para convertirse en “El Lagarto”, Gwen (bajo el disfraz de Spider-woman) lucha contra él, su muerte quedará siempre en la consciencia de la muchacha.


AHORA SÍ, COMIENZA EL RELATO:

La ciudad de New York es cuna de muchos delincuentes, algunos comunes como carteristas o ladrones de bancos, y otros bastante peligrosos como los súper villanos que ya todos conocemos. Pero la ciudad no se encuentra desprotegida, muchos súper héroes se encargan de esos malhechores, en este caso, hablaremos de una heroína: Spider-woman, a la cual, en este relato, conoceremos como Spider-Gwen (para no confundirla con Jessica Drew).

Es una noche de viernes, bastante tarde, Gwen se balancea entre los edificios patrullando las calles, usa su característico y sexy traje blanco con negro, una capucha y una máscara ocultan su rostro. Su sentido arácnido reacciona, se detiene en en techo del banco mira en todas direcciones buscando la amenaza, pero sólo logra ver a alguien parado al borde de un edificio, a cuatro calles de donde se encuentra. La súper heroína se desplaza hacia allá, deduciendo que se trata de un suicida. Grande es su sorpresa cuando, al llegar, nota que se trata de su compañero de escuela Peter Parker, un estudiante muy aplicado pero diariamente golpeado y humillado por los demás. Al percatarse de que no se encuentra solo, se sobresalta, es la primera vez que ve a la justiciera, quien es odiada y temida por muchos.

- Bonita noche para suicidarse ¿Eh? - bromea Gwen.

- No...no intentes detenerme - le responde Peter, acercándose más al borde.

- Tranquilo, es tu decisión si vives o acabas con tu vida. En lo personal, pienso que intentas tomar la salida del cobarde.

- ¡Tú no sabes nada sobre mí! - le reclama el muchacho - ¡No tienes idea por lo que tengo que pasar cada día!

- ¿Y tu familia? - le pregunta Gwen, caminando por la pared con total normalidad, como si se tratara del suelo - ¿No crees que se pondrían tristes?

- Mis padres desaparecieron cuando yo era niño - le cuenta, secándose con la manga las lágrimas - y mi tío Ben también, vivo con mi tía May.

- Pienso que deberías considerar lo que quieres hacer - Gwen ya se encuentra debajo de él, en la pared - eres el único que acompaña a tu tía ¿Quieres que se quede sola?

- No, no quiero eso - responde Peter, su expresión indica que no había considerado eso - pero...lo que pasó hoy...

- ¿Qué pasó hoy?

- Hoy...una de las chicas populares de clase...se me acercó, me dijo que estaba enamorada de mí - Peter cierra los ojos, unas lágrimas cargadas de dolor bajan por sus mejillas - y yo fui tan estúpido que le creí, fuimos al cine después de la escuela y luego me pidió que vayamos a su casa, me dijo que sus padres se encuentran de viaje. Cuando estuvimos ahí, me besó y me pidió que me quite la ropa y así lo hice, ella entró al baño para alistarse. La puerta de na habitación se abrió y varios estudiantes de la escuela entraron, me tomaron fotos, se burlaron de mí.

Para cuando terminó de contar el desafortunado suceso, Peter lloraba desconsoladamente, Gwen no pudo evitar conmoverse, no sólo por la historia, también porque lo conoce, lo ve todos los días, ve cómo lo maltratan, cómo lo humillan. Sube por la pared hasta en borde, están frente a frente.

- ¿Sabes guardar secretos? - pregunta la súper heroína.

- ¿Eh?

Gwen jala hacia atrás la capucha y se quita la mascara, Peter se queda boquiabierto.

- ¡GWEN!

- Es una larga historia - prediciendo lo que iba a preguntarle.

La muchacha, luego de una larga charla, lo convence de no suicidarse, le da una palmada en el hombro y se ofrece a llevarlo a casa, él acepta, la abraza por na cintura y ambos se balancean hacia donde vive Peter.

- Muchas gracias por traerme - le dice el adolescente cuando llegan a su casa.

- No hay problema. Sólo recuerda dos cosas, nunca te rindas y nunca hables sobre mi identidad.

- Prometido - le dice Peter, unas nuevas lágrimas vuelven a brotar de sus ojos.

- Tengo una idea, pero será nuestro otro secreto - le guiña el ojo - sube a tu habitación y abre la ventana.

Peter asiente, entra a su casa y a los pocos segundos la ventana del lado derecho del segundo piso se abre, Gwen usa su agilidad de araña para trepar hasta ahí. Al entrar mira las paredes cubiertas con fotos de científicos famosos, tablas periódicas y mapas conceptuales dibujados. Sobre el escritorio hay un gran desorden, entre papeles y libros. La típica habitación de un nerd.

- Perdón por el desorden.

- No has visto mi habitación - bromea la muchacha.

Peter se encuentra bastante nervioso, es la primera mujer (además de su tía) en estar ahí, no puede evitar pensar en que Gwen es bastante hermosa y se ve demasiado sexy con ese traje. Una erección comienza a formarse en sus pantalones.

- Bueno, la razón por la que te pedí me dejes entrar es... - se acerca a él - ...te ayudaré, voy a hacer lo que esperabas que haga la perra que se burló de ti.

Dicho eso, usa el dedo índice para empujarlo y que caiga sentado sobre la cama, apoya las manos en el colchón, sin dejar de mirarlo a los ojos y sonríe.

- ¿Qué...qué vas a...?

Peter no necesita terminar de hacer la pregunta, esta se responde sola cuando Gwen le baja el pantalón y los calzoncillos hasta la mitad del muslo, dejando ver su pene ya erecto. Lo masturba despacio, lame el glande, se lo mete en la boca y lo chupa, se dispone a tragar el resto del miembro, pero es interrumpida cuando el muchacho se corre en su boca, Gwen escupe el esperma en el piso de madera.

- Pe...perdóname - se disculpa, bastante avergonzado y feliz por la situación.

- Descuida, es tu primera vez. Te entiendo.



La súper heroína se lo chupa nuevamente, sin dejar de hacerlo, se acuesta boca abajo en la cama para estar más cómoda. Peter se siente en el paraíso, la lengua de Gwen le masajea el miembro, sus labios lo presionan y sus mejillas succionan, de vez en cuando siente que los dientes le raspan pero no expresa queja alguna. La adolescente mueve la cabeza cada vez más rápido, hasta que recibe una nueva corrida, la cual también escupe.

- ¿Pu...puedes hacerlo una vez más? - le pregunta Peter, sintiéndose culpable por el abuso de confianza - por favor.

- Está bien - responde la muchacha, luego de pensarlo por un minuto - pero será la última.

Gwen retoma las mamadas, esta vez lo hace rápido desde el inicio. Peter, desde su ángulo, puede ver el redondo y perfecto culo de la rubia, se excita todavía más. La sensación de placer aumenta conforme pasan los minutos, lo chupa cada vez mejor. Peter se esfuerza para no eyacular, no quiere que eso termine, Gwen se detiene por momentos para respirar por la boca, luego sigue con el acto, le acaricia los testículos, se los aprieta con un poco de fuerza (sin querer), pero nada grave. El muchacho se siente ya todo un hombre, se siente poderoso, su cuerpo se llena de la confianza que le faltó durante toda su vida, agarra la capucha y comienza a mover las caderas al ritmo de las mamadas.

- Se siente tan bien - dice Peter entre jadeos - es mucho mejor de lo que había imaginado. Por favor, no te detengas.

Gwen no detiene el vaivén de su cabeza ni el movimiento de su lengua hasta sentir que el adolescente se corre por tercera vez. Al igual que la primera y la segunda, na tercera corrida termina en el piso. La súper heroína se pone de pie.

- Ahora ya sabes lo que se siente estar en la boca de una mujer.

- Estuvo increíble, fue...¡Dios! ¡Fue increíble!

- Es hora de que regrese a casa - anuncia la muchacha, caminando hacia la ventana.

Peter también se pone de pie y va tras ella.

- ¡Espera! - se para detrás de ella y le agarra una de las nalgas, qué fabulosas y perfectas nalgas- ¿Podemos...?

Pero Gwen hace a un lado su mano, no da señales de estar molesta, pero tampoco de estar dispuesta a acceder.

- Lo siento, con eso no puedo ayudarte - le responde, poniéndose la máscara nuevamente - tendrás que arreglártelas tú solo a partir de ahora. Por cierto, esta también fue mi primera vez con estas cosas.


Spider-Gwen lanza una telaraña y pasa por el marco de la ventana, desapareciendo en la oscuridad de la noche, dejando a un nuevo Peter, uno ya bastante animado y lleno de confianza.

- Copyright © RELATOS HENTAI Y MÁS - Devil Survivor 2 - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -