sábado, 30 de marzo de 2013

FAIRY TAIL: LA MISIÓN DE MIRAJANE Y LISANNA



Era una mañana tranquila en el gremio y el clima era perfecto para salir, así que Mirajane decide aceptar una misión, se acerca al tablón, buscando algo que le permita disfrutar el clima de las montañas. Finalmente encuentra una misión interesante, pero se extraña al ver que casi no tiene información (no dice la recompensa ni de qué trata), solo aparece un pequeño mata y debajo escrita la frase: “Necesito dos hechiceras, acercase a la cabaña que se encuentra en la montaña”
A Mirajane le pareció una misión demasiado extraña, pero finalmente la aceptó, arrancó el papel del tablón y se fue en busca de su hermana para que la acompañe. Mira convence a Lisanna para que la acompañe prometiéndole la mitad de la recompensa, haciendo que acepte casi al instante.
Las hermanas suben por la montaña, es un día soleado, pero refrescante; es uno de esos días en  los que sientes que todo te va a salir bien. Finalmente llegan a la cabaña, parece deshabitada pero se encuentra en muy buen estado. Lisanna toca la puerta y escucha el ruido de unos pasos al otro lado, la puerta se abre dejando ver a un hombre muy alto y fornido, el cual las mira durante unos segundos, al darse cuenta de que son dos hechiceras que aceptaron la misión, las deja entrar a su casa. Ambas entran en la casa y miran de un lado al otro, notan que no hay nada, no hay mesas ni muebles; bueno, solo hay una cosa, una cama.
El hombre se sienta en la cama y las mira.
-Supongo que ya se habrán dado cuenta de lo que tienen que hacer-les dice mientras da unos golpecitos a la cama indicándoles que también se sienten.
Lisanna mira muy nerviosa a su hermana y esta le sonríe para tranquilizarla, luego mira al sujeto levemente molesta.
-Lo lamento, pero en nuestro gremio no se aceptan misiones como esas, nosotros nos dedicamos a ayudar a la gente con verdaderos problemas-le dice Mirajane mientras da media vuelta y camina hacia la puerta, seguida por su hermana.
Al empujar la puerta, nota que no se abre, empuja con más fuerza…pero nada…
-¡Abra la puerta!-le exige furiosa al dueño de la casa.
- Jajajaja, lo siento preciosa, pero la casa tiene un poderoso hechizo-le informa el sujeto con una macabra sonrisa-no se abrirá hasta que la misión haya sido cumplida.
El hombre señala en dirección a la cama, insistiéndoles que se sienten en ella. Mirajane y Lisanna se miran una a la otra durante varios segundos. Mirajane nota que su hermana está muy asustada.
-Muy bien, acepto la misón, pero deja a mi hermana fuera de esto-le dice al sujeto.
-¡Hermana no! ¡No lo hagas!-le ruega Lisanna, pero su hermana no le hace caso y camina hacia la cama.
-Muy bien, no la tocaré, pero ella deberá ver cómo me follo a su hermana.
Mirajane voltea hacia su hermana, con un gesto de resignación.
-Lisanna, por favor no me odies por esto.
-Arrodíllate-le exige el sujeto y ella obedece-déjame ver esas hermosas tetas.
Mirajane se siente tan impotente, siente mucha vergüenza de que su hermana sea testigo de todo eso.
-¡Te dije que me muestres las tetas!-grita el sujeto, rasgando su vestido y dejando a la vista los enormes senos de la hechicera.
-¡Hermana!-grita Lisanna, aún más impotente.
-Son mejores de lo que imaginé.
El hombre agarra los senos de Mirajane y los masajea con ambas manos, haciendo que suelte unos cuantos gemidos. Luego de unos minutos, suelta sus pechos y, sin pararse, se quita los pantalones, dejando su miembro frente a  la pobre mujer.
-Chúpalo-le pide el sujeto.
Mirajane se aguanta el asco y lentamente se mete el miembro del hombre en la boca, lo chupa sin ganas, esperando que esa pesadilla acabe pronto.
Lisanna ve a su hermana arrodillada frente al hombre, ve como la cabeza de su hermana se mueve de adelante hacia atrás entre las piernas del sujeto. La joven cierra los ojos y también se tapa los oídos para no escuchar los ruidos generados por las succiones.
-¡Oye!-grita colérico el hombre-¡Te dije que miraras todo!
Lisanna es obligada a seguir viendo, ve al hombre poniendo una de sus manos sobre la cabeza de su hermana, forzándola a incrementar el ritmo de las mamadas.
-Ahora usa tus tetas.
Mirajane se acerca un poco más, toma sus senos y bordea el miembro del sujeto con ellos, los mueve de arriba a abajo lentamente y poco a poco va aumentando la velocidad, el hombre pellizca los pezones de la hermosa mujer que tiene al frente, haciendo que suelte un agudo gemido. El sujeto se corre en la cara de Mirajane, cubriéndola casi por completo. El semen baja por su cuello y, al llegar a sus senos, se reparte entre ellos.
-Muy bien, ahora sí podemos irnos-dice Mirajane muy aliviada.
-¿De qué hablas? Esto aún no termina-le refuta el hombre-ahora acuéstate boca abajo en la cama, esto te va a encantar.
Mirajane se resigna a obedecer, se acuesta en la posición pedida y espera a que el hombre haga su siguiente movimiento. El sujeto se acuesta sobre ella e introduce violentamente su miembro en su ano. La hechicera grita de dolor, el grueso miembro entra de golpe en su interior, el hombre aprieta sus nalgas mientras la penetra frenéticamente y Mirajane grita cada vez más fuerte, el hombre suelta sus glúteos y se concentra en sus senos, los masajea con fuerza, pellizca sus pezones, como intentando ordeñarlos.
-¡Ah! ¡Ah! ¡Me duele! ¡Me duele!-grita Mirajane desesperada.
Sus gritos excitan más al sujeto y este la penetra con más fuerza, luego saca su miembro y se masturba rápidamente, eyaculando en los glúteos, muslos y parte de la espalda de Mirajane.
El hombre se acuesta boca arriba y la sienta encima suyo, Mirajane está muy cansada y adolorida, sin mencionar lo humillada que se siente.
-Brinca ¡Rápido!-exige el hombre, tomándola de las caderas.
Mirajane obedece y comienza a brincar, sus tetas rebotan al ritmo de las penetraciones y sus gemidos van al compás de los brincos. El sujeto le acaricia las piernas y los glúteos, luego la toma de las caderas y la ayuda a acelerar los brincos.
-Lo haces muy bien-la felicita su violador-ganarías más como prostituta.
Mirajane brinca durante varios minutos más, hasta que el hombre se corre, llenando el útero de la mujer y haciéndole gritar con mucha fuerza. El hombre la hace a un lado y se para de la cama.
-Estuviste fantástica, ahora veamos qué tal lo hace tu hermana.

-¡No! ¡Prometiste no tocarla!-grita Mirajane intentando ponerse de pié, pero no puede-No puedo moverme ¡Qué me hiciste!
-Olvidé decirte que la cama tiene un hechizo, no podrás moverte por un par de horas-le responde el sujeto-y ahora te toca a ti ver cómo me follo a tu hermanita.
-¡Ayúdame hermana!-grita Lisanna muy asustada.
-¡Suéltala! ¡Hazme todo lo que quieras a mí, pero no la toques por favor!-le suplica Mirajane, pero el hombre hace caso omiso y empuja a Lisanna hacia la cama. La joven derrama abundantes lágrimas, pero eso no conmueve al sujeto, quien la desnuda rápidamente.
El sujeto se acuesta sobre ella, con el miembro a la altura de su cara y lo introduce en la boca de Lisanna utilizando el peso de su cuerpo, el hombre mueve las caderas y Mirajane oye cómo su hermana se atraganta.
-¡Suéltala! ¡Se está ahogando!-grita Mirajane, intentando liberar su cuerpo del hechizo, pero es inútil.
Lisanna siente el glande del sujeto rozando su garganta y expandiéndola.El hombre saca su pene justo en el momento en el que se iba a correr y vierte todo su esperma en la cara de Lisanna.
-Cof! Cof! Cof!.
-Tienes una buena boca, pero aún no lo chupas tan bien como tu hermana.
El hombre la pone en cuatro, la toma de las caderas y penetra violentamente su ano, Lisanna grita y gime muy fuerte y el hombre la penetra más fuerte aún.
-Tienes un buen culo niña, con bastante práctica serías la mejor puta de la ciudad.
Lisanna siente asco ante las palabras del sujeto, la pobre muchacha no para de llorar, deseando que solo sea una pesadilla y puede despertar pronto.
Los sonidos generados por el choque entre los glúteos de Lisanna y el cuerpo de su violador hacen eco en la cabaña, Mirajane mira con gran odio al sujeto que está abusando de su hermanita.
El hombre se corre en el culo de Lisanna y la suelta, se para de la cama y retrocede un par de pasos, recita unas cuantas palabras y aparece una cámara en sus manos, la enciende y le toma muchas fotografías a ambas.
-El hechizo se romperá dentro de una hora aproximadamente, si se atreven a contarle a alguien o intentar perseguirme, distribuiré las fotos por varias ciudades.
Dicho eso, el hombre sale de la cabaña y se pierde en las montañas. Pasada una hora, las hermanas ya son libres del hechizo y salen de la cabaña, bajan por la montaña camino a la ciudad, jurándose a sí mismas que nunca hablarían de lo sucedido aquel día.


ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO EL RELATO. NO SE OLVIDEN DE RECOMENDAR EL BLOG A SUS AMIGOS AMANTES DEL HENTAI.


CUALQUIER SUGERENCIA O APORTE, PUEDEN ENVIARLO A MI TWITTER O A MI CORREO: davidsn555@gmail.com

2 comentarios:

Anónimo dijo...

estuvo genial *0*
el mejor que has hecho hasta ahora

Anónimo dijo...

quiro ber un video donde le metan pichula por el oyo